El distrito San Pablo-Santa Justa ha acudido a visitar el Centro de Control de Tussam situado en la Avenida de Andalucía, acompañado de buena parte de las asociaciones con representación en la Junta Municipal de Distrito.

La idea surgió tras la visita al Pleno del Jefe de Área de Planificación del Transporte y Calidad, Juan José Rodríguez al Pleno de la Junta en la que compareció para explicar el funcionamiento a las asociaciones que presentaron algunas dudas y posibles mejoras sobre el servicio que presta Tussam.

Al acto acudió el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, quién aseguró que «hemos comprobado el celo con el que trabajan los empleados de Tussam y como se afanan para controlar las líneas de Sevilla. Esto nos transmite tranquilidad y que estamos en buenas manos. Ellos son el exponente más claro de la buena situación económica que atraviesa la empresa».

A la visita guiada acudieron representantes de la A.VV. Amanecer, la Intercomunidad de Propietarios del Zodiaco, la A.VV. El Pueblo, la A.VV. Raíces, la A.VV. Huerta de Santa Teresa y la Fundación D. Bosco. Todos ellos fueron recibidos por Juan José Rodríguez, por la Asociación de Jubilados de Tussam y por el director gerente, Manuel Torreglosa Pérez.

Durante la visitación, Torreglosa informó como la empresa municipal ha ido creciendo con nuevas líneas pero lo que más agradó a los presentes fue escuchar que se han incorporado a la plantilla 100 personas durante el mandato de Juan Ignacio Zoido. Estos hombres y mujeres tenían aprobadas sus oposiciones y se encontraban en la bolsa de trabajo a la espera de incorporación.

El Gerente también comunicó que cuando analizaron el balance de los últimos cuatros años, el alcalde Juan Ignacio Zoido, paró el envío de 33 autobuses a Cuba que estaban en buenas condiciones para prestar su servicio en Sevilla. Debido al estado de las arcas municipales, el principal edil sevillano se vio en la obligación de evitar una operación que suponía un coste de un millón de euros para los sevillanos.

Además de esta información recibida pasaron a la sala de control y pudieron comprobar cómo se hace el seguimiento de cada autobús y se dirige una plantilla de 1474 trabajadores.

Explicaron cómo se evitan los colapsos o se minimizan gracias al sistema GPS, cómo se gestionan los imprevistos y se dan respuesta a las averías y problemas que surgen en una ciudad con un importante volumen de tráfico rodado.

Las numerosas pantallas, los juegos de luces indicadoras de una situación u otra, los nuevos sistemas tecnológicos, la coordinación entre los trabajadores y su buen hacer llamaron la atención a los representantes vecinales que se marcharon con una nueva visión del mundo Tussam.