El distrito San Pablo-Santa Justa, a través de Conservación de Vía Pública de la Gerencia de Urbanismo, está acometiendo el arreglo de la calle de entrada a la sede social de Cruz de Malta, de la barriada del mismo nombre. Los vecinos de este enclave situado en Santa Clara venían demandando esta actuación desde hacía más de diez años.

Para el delegado del Distrito, Jaime Ruiz, «se trata de una actuación que no podíamos dejar de atender por todo lo que han sufrido los vecinos de esta zona. Han sido los grandes olvidados por los gobiernos socialistas y ninguneados cada que vez han solicitado mejoras para su barriada».

La obra en cuestión consiste en el arreglo del pavimento al que se le pondrá adoquín cerámico en los 60 metros cuadrados de superficie que tiene la entrada.

Los accesos peatonales al acerado también serán arreglados con la colocación de nuevos bordillos de cemento prensado haciendo más cómoda la entrada y salida de la sede. Se espera que esté acabada antes que acabe la semana y su coste aproximado es de 4.000 euros.

Según el vicepresidente de la urbanización Cruz de Malta, José Pineda, «esta obra se la solicitamos a los que gobernaban antes y nunca nos echaron cuenta. Desde que Jaime está al frente del Distrito me parece ejemplar su comportamiento. Están cumpliendo poniéndole empeño y voluntad. Nos están atendiendo y aunque no se puede hacer todo lo que le hemos pedido por la falta de presupuesto sí que se están ejecutando cosas que nunca se habían hecho».

El secretario de la urbanización, Sebastián Rodríguez, manifestó que «aún quedan algunas cuestiones que solucionar y que se quedaron encima de la mesa de la anterior Corporación Municipal puesto que yo mismo llegué a ver el proyecto de Urbanismo. Se trata de las obras previstas en las calles Carabela La Pinta y Obispo Zumárraga, que iban a facilitar aparcamientos y el buen tránsito entre los vehículos que ahora tienen muchas dificultades para circular por estas dos calles».

Entre las mejoras realizadas por el actual equipo de Gobierno se encuentran el asfaltado de toda la urbanización, demanda histórica que llevaban solicitando los vecinos desde hacía 20 años. Además se ha iluminado la barriada, se ha mejorado el adecentamiento de las calles gracias a Lipasam, se han colocado nuevas papeleras y carteles acerca de los excrementos de perro.

Se ha reestructurado el ordenamiento del tráfico que era otra petición muy deseada y peleada por los vecinos que vieron como el carril bici se llevó todo el presupuesto que había destinado a todas estas mejoras.

La semana pasada concluyeron los arreglos que se han hecho en el acerado que tiene la barriada en la avenida Villas de Cuba. Casi 200 metros lineales de acera se han reparado colocando losas nuevas en lugar de las que estaban deterioradas. También se han tapado los socavones que las lluvias y raíces de árboles han provocado con el paso del tiempo.