Los 4.943 naranjos que hay en el distrito San Pablo-Santa Justa se quedarán «desnudos», sin su fruto, a partir de febrero. La campaña de recolección de naranjas amargas arrancará el día uno del citado mes en el barrio Huerta de Santa Teresa, donde se prolongarán los trabajos hasta el último día del mes. Le seguirá San José Obrero, donde los técnicos de Parques y Jardines aterrizarán del 14 al 15 de febrero. En el Fontanal, la recogida se realizará del 16 al 28 de febrero, al igual que en el sector A, B y C del Polígono San Pablo.

Por su parte, en los barrios pertenecientes al sector D y E se recogerán las naranjas del 16 de febrero al 15 de marzo; en El Zodíaco y Árbol Gordo, del 1 al 15 de marzo y, por último, en La Corza, Las Huertas y Santa Teresa del 16 al 22 de marzo.

El delegado de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez, ha explicado que «nuestra intención es que antes de finales de marzo se hayan retirado todas las naranjas amargas de todos los árboles de la ciudad», unas tareas que se realizarán de manera coordinada en todos los barrios y distritos de la ciudad, para lo que la empresa adjudicataria llevará a cabo la señalización de las calles correspondientes con carteles con el fin de evitar el aparcamiento y solicitar la colaboración vecinal. «Nuestro único fin es que estos frutos de los árboles estén retirados lo antes posible y tengan la menor afección en la vida de la ciudad, para ello se actuará de manera eficaz y coordinada», ha subrayado Vílchez.

La recogida de la naranja será completa para que no quede ningún fruto en el árbol, debiendo cosecharse la naranja verde si la hubiese, y la existente de la parte alta de las copas. «De la misma manera, los trabajos de recogida de naranjas, sobre todo en calles y plazas, tendrán la menor afección posible en la vida de la ciudad, para ello los frutos se retirarán de los pavimentos a medida que se recolecta. Una vez retirado el fruto del acerado se procederá al barrido de los acerados, eliminando ramas, hojas y restos de frutos». En caso de haberse producido manchas, como consecuencia de frutos pisados, se procederá al baldeo de la zona afectada.

Los trabajos son realizados por las empresas adjudicatarias del macrocontrato de conservación y mantenimiento de las zonas verdes de Sevilla, por lo que «cabe recordar que este contrato comprende el conjunto de labores obligatorias que han de realizarse para conservar los elementos vegetales de las zonas verdes, en perfecto estado ornamental», ha indicado el delegado, que ha añadido que «esto significa una apuesta por las zonas verdes así como una mejora en la conservación y mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad».