El I Certamen de Villancicos Solidarios que organizó el Distrito San Pablo-Santa Justa el pasado día 21 de diciembre reunió en la avenida de Pedro Romero, junto a la Iglesia de San Ignacio de Loyola, a cuatro coros y a multitud de aficionados que no quisieron perderse esta cita propia de la Navidad. Pero a pesar de que los coros de villancicos son un clásico en la ciudad, en el distrito no existía precedente en este sentido. Lo cierto es que este certamen ha venido de la mano del delegado, Jaime Ruiz, que ha apostado por esta iniciativa con un doble objetivo: «Por un lado queríamos recuperar la tradición de los coros de villancicos que tanto gustan a los sevillanos y por otro colaborar con una donación de alimentos con los vecinos del distrito a través de la bolsa de caridad de Cáritas con sede en la Hermandad del Cautivo».

Y es que todo el movimiento asociativo fue movilizado previamente por el equipo de Ruiz para reunir durante el certamen de villancicos la mayor cantidad de alimentos posibles. Hasta un total de 18 asociaciones, peñas y patrocinadores colaboraron con la causa, además de 39 particulares. Entre todos consiguieron un total de 810 kilos que cumplieron con las expectativas creadas.

En cuanto a los coros que participaron en el evento, los cuatro estuvieron más que a la altura de lo que se esperaba de ellos. De hecho, a medida que fueron pasando las horas, el acto fue ganando en presencia de vecinos que se encontraron con un buen repertorio de villancicos en un ambiente agradable. El entorno invitaba a ello puesto que, el lugar del acto, la avenida de Pedro Romero, estaba iluminada con motivos navideños tal y como se comprometió el propio alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido en una de sus visitas al Polígono San Pablo.

El momento estelar de la noche se vivió cuando el coro de San Pablo hizo presencia en el escenario para poner el broche de oro a una jornada que sorprendió a todos por la buena acogida que tuvo entre los vecinos de la zona. Además del coro de San Pablo actuaron «Déjate Llevar», «Madreselva» y el «Coro Gran Plaza». El grupo Scout VII colaboró solidariamente con la causa y estuvo recepcionando alimentos entre otras tareas.

Durante el evento se hizo entrega también de los premios del II Concurso de Belenes San Pablo Santa-Justa. El premiado fue un particular, Eduardo Ojeada, que consiguió imponerse en la votación final al segundo clasificado, la Peña Bética Rafael Gordillo y al tercero, la Asociación de Vecinos El Pueblo.