El pasado mes de noviembre comenzaron las obras en la planta baja del distrito San Pablo-Santa Justa, situado en la calle Jerusalén. Estas mejoras que está acometiendo el distrito responden a la petición tanto de funcionarios como de vecinos.

Los vecinos, sobre todos los mayores con movilidad reducida, se las veían y deseaban para subir por las escaleras hasta la primera planta, de la sede del distrito, que es dónde están los funcionarios y se recibe a un mayor número de personas. Aunque hay un ascensor que presta el servicio de subir a los mayores, es muy pequeño para tanta afluencia de personas como hay en San Pablo-Santa Justa.

Además, la planta del funcionariado se ha quedado pequeña puesto que el volumen de trabajo aumenta cada día pues cada vez son más los usuarios que realizan numerosas gestiones a través del distrito. Según Francisco Javier Muñoz León, jefe de sección del distrito San Pablo-Santa Justa, «el traslado del registro a la planta baja era muy necesario para una mejor atención al ciudadano. Además los funcionarios tendremos más espacio para el desarrollo de nuestro trabajo porque dónde estábamos ya se había quedado pequeño».

Con esta obra se arreglará también la marquesina de la puerta de entrada al distrito. Además se eliminará una gran puerta de hierro que no aportaba nada y se colocará en su lugar una salida de emergencia. Los arreglos se espera que concluyan a finales de enero.

Para el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, «esta obra es una vieja aspiración del PSOE que durante 12 años de mandato continuado no ha terminado de articular. En su última legislatura lo quisieron vender en su programa electoral una vez más. Me parece que nuestro objetivo como políticos es la atención al ciudadano y en ese sentido el PSOE no ha estado a la altura de las circunstancias cuando se ha llevado 12 años diciendo que iban a realizar estas mejoras que finalmente hemos ejecutado nosotros».

El proyecto de ejecución consta de dos fases. La primera cuenta con un presupuesto de 9.000 euros pagados desde Edificios Municipales y la segunda se va a realizar con empleados públicos municipales. Desde el distrito se espera que la finalización de las obras coincida con la colocación de una escultura del programa «Arte para Todos» en la propia fachada de la sede del distrito.