La calle Tanguillos del Polígono de San Pablo ha visto mejorado su acerado con 60 metros cuadrados de nueva solería hexagonal de hormigón. El distrito San Pablo-Santa Justa, a través de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, ha solucionado un problema que venían demandando desde la iglesia de San Pablo.

La problemática partía del mal estado de la acera y de la falta de bolardos que provocaba que los coches aparcaran en sitios prohibidos e invadieran el acerado peatonal.

Según el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, «seguimos apostando por la conservación de las vías públicas interiores del Polígono de San Pablo. En la misma calle Tanguillos ya hicimos una mejora recientemente cambiando un parterre de zona terriza por otro de hormigón porque se encharcaba».

Pero Ruiz también quiso hacer un llamamiento a los conductores «rogándoles que respeten el acerado público a la hora de aparcar porque si no estas actuaciones y dinero invertido sirve de poco».

Desde la empresa adjudicataria de los servicios de reposición del acerado informan que en total son nueve los bolardos colocados. Cinco de ellos se han puesto nuevos y cuatro se han recolocado para que sean más eficaces puesto que su distribución no cumplía la función para la que se pusieron.

Además se han arreglado varios hundimientos del acerado en la misma calle Tanguillos llegando a la Avenida del Greco. Estos parches de pocos metros cuadrados suponían un problema para los peatones en una zona muy transitada.

En esta línea de mejoras se han repuesto varios bordillos que se habían caído y otros nuevos porque estaban destrozados por el paso de los coches por encima de ellos. Esta actuación ha contado con un presupuesto aproximado de 4.000 euros.