El distrito San Pablo-Santa Justa continúa con la puesta a punto del Parque Bizancio, tras la petición de varios representantes vecinales del entorno, especialmente las vecinas de Siracusa nº 4, que reclamaban distintos arreglos. Entre las peticiones se encontraba la retirada del vallado de varios metros de altura que rodeaba el parque y que precisaba de su apertura y cierre.

Según manifestaron varios vecinos a través de un oficio presentado en el Registro del Distrito el 19 de septiembre de 2013 y otro el 20 de mayo de 2014, «debido a la alteración de la convivencia pacífica rogamos se proceda al cierre del parque en horario nocturno o que se proceda al cierre y desinstalación del parque infantil».

Y es que durante los últimos años, grupos de jóvenes han utilizado este enclave para organizar botellones y consumir estupefacientes. Incluso llegaron a provocar un incendio aprovechando la acumulación de hojas secas.

Ante esta situación, el delegado de San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, se ha visto en la obligación de «intervenir buscando el consenso vecinal porque este parque se ha convertido en un foco de polémicas y conflictos. Así que con estas obras que estamos realizando esperamos zanjar los problemas que ocasiona y contentar sobre todo a los que hacen un buen uso de estas instalaciones municipales», señaló el delegado Ruiz.

La obra de este enclave, situado en el barrio C del Polígono de San Pablo, ha consistido en la retirada del alto vallado que rodeaba al parque y que además era incompatible con las actuaciones de poda. Para los operarios de Parques y Jardines podar en el entorno de esta zona era un auténtico reto pues la altura de la valla y su proximidad a los árboles hacían muy compleja la retirada de ramas y despojos propios de esta faena.

Tras la retirada del vallado se ha aumentado la superficie de los juegos infantiles en tres metros que darán cabida a dos muelles nuevos. Cuando finalice esta parte, los operarios de la empresa adjudicataria de la contrata, la U.T.E. Fitonovo-Limpiezas Lorca, procederán a la colocación de una valla homologada para juegos infantiles que no supera el metro y medio de altura.

Y es que por normativa los parques infantiles que estén cercanos a zonas donde haya coches, como es este caso, tienen que estar cercados con una valla que impida que los niños se salgan del parque y así evitar un posible riesgo de atropello.

Los árboles que rodean el parque, conocidos como Brachichitos, se han podado aprovechando la retirada de la anterior valla de una forma especial pues estos árboles no se pueden desmochar.

Cuando finalice la colocación de la valla obligatoria y finalice la colocación de los dos nuevos juegos infantiles se procederá al pintado de los alrededores del parque.

Junto al mismo se encuentra un parterre de albero que iba a llevar dos pistas de petanca pero que finalmente se han sustituido del proyecto por la colocación de juegos cardiovasculares para mayores. Esta actuación tiene un presupuesto en torno a los 6.000 euros y se espera que concluya a principios del próximo mes de noviembre.