El Distrito San Pablo-Santa Justa ha querido rendir homenaje a todos los veteranos del ejército que colaboraron en las tareas humanitarias en la llamada «Operación Clavel»  con un acto muy emotivo en el que se les ha agradecido «un trabajo de vocación de servicio, una labor que fue mucho más allá de sus meras obligaciones en beneficio de los ciudadanos de Sevilla», declaró el delegado, Jaime Ruiz.

El 19 de diciembre es una fecha trágica en el calendario de la historia de la ciudad pues, 51 años atrás, Sevilla vivió una de las peores tragedias de todo el siglo XX. Se trata del accidente aéreo que ocurrió en 1961 cuando, la caravana solidaria conocida como «Operación Clavel» entraba en la ciudad para socorrer, portando alimentos, enseres y juguetes, a las víctimas de la riadas provocadas tras el desbordamiento del Tamarguillo. Cubriendo la noticia se encontraba una avioneta que, tras chocar con unos cables de alta tensión, se precipitó sobre la multitud, dejando veinte muertos y más de un centenar de heridos.

Ante este drama, fueron muchos las personas que se volcaron en ayudar a los sevillanos y que dieron un empujón para que la ciudad recuperara su pulso y siguiera adelante.

Eduardo Hazo, Rafael Campos, Manuel Escacena, Rafael Escobar, Manuel Ferrer, José García de la Vega, Miguel Gómez, Manuel Ostos, Antonio Pardal, Plácido Portero, Manuel Ramos y Manuel Salas fueron los veteranos protagonistas del reconocimiento, la mayoría de ellos presentes en el acto, aunque algunos lo recibieron a título póstumo.

Manuel Salas, que actuó como portavoz de los soldados de los distintos destacamentos, tomó la palabra. En su discurso quiso dignificar el trabajo de sus compañeros, relatando que «mientras que realizaban las labores de socorro sus casas también eran inundadas y muchos lo perdieron todo». Por ello, «en nombre de mis compañeros y en el mío propio quisiera dar las gracias por este homenaje. Después de 51 años es de agradecer que se recordara lo que padeció Sevilla: una veintena de muertos, cientos de heridos y miles de familias que se quedaron sin nada. Hoy donde estén, lo agradecerán”.

Por su parte, la directora general de Cultura, Educación, Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Sevilla, María Eugenia Candil, declaró que «hoy se conmemora un acto dramático que ocurrió en este barrio, pero también fue sinónimo de humanidad y de esperanza. Por eso, es justo que Sevilla lo recuerde, para que las generaciones venideras sepan lo que ocurrió en San Pablo y cómo cambió la vida de los sevillanos desde entonces».

Además del homenaje a los veteranos, el delegado Jaime Ruiz descubrió un azulejo conmemorativo a las víctimas de la «Operación Clavel» en un lateral del Polideportivo San Pablo, el lugar más próximo hoy día a donde ocurrió la tragedia en el año 61.