Los representantes de las diferentes asociaciones vecinales y entidades registradas en el consejo de Participación Ciudadana dentro del distrito San Pablo-Santa Justa se han reunido con el delegado, Jaime Ruiz, la subdirectora, Fátima Ruiz y el presidente de la Comisión creada para controlar y mejorar el reparto de subvenciones, José Pizarro. 

La reunión tuvo lugar en el Cibercentro Amanecer y durante más de dos horas, las 21 asociaciones que acudieron estuvieron debatiendo sobre nuevas propuestas y posibles mejoras para el próximo ejercicio. En este sentido, hay que atribuir al delegado Jaime Ruiz el nuevo formato de reparto basado en la transparencia.

Además, de los 35.000 euros al año que recibían las asociaciones se ha subido a 77.000 porque el delegado ha renunciado al reparto arbitrario de la diferencia como ocurría con anteriores delegados. Ellos tenían la opción de repartir a su criterio y antojo más de la mitad del dinero destinado a subvenciones con el consiguiente riesgo de favorecer a sus partidarios en detrimento de los que no lo son tanto.

Esta cuota de poder ha desaparecido con el nuevo delegado y ahora todo el dinero se queda en el mismo paquete y se reparte por igual. Según el concejal popular, Jaime Ruiz, «las subvenciones no son daciones graciosas que dependen de la voluntad del delegado sino que son derechos asumidos por las asociaciones vecinales y entidades derivadas de su pertenencia al Consejo de Participación Ciudadana».

El principal compromiso que adquirió el delegado Ruiz fue el de sacar el pliego de condiciones en el próximo mes de diciembre para que se puedan utilizar las subvenciones de 2014 lo más pronto posible. Entre las propuestas planteadas por unos y otros se incluyó una modificación en el kilometraje de los autobuses que pone el Distrito.

En vez de tarifar cada cien kilómetros los representantes vecinales solicitaron que se haga cada 25. También se habló de incluir en los expedientes los castillos hinchables, las actuaciones infantiles como puede ser la contratación de payasos, la regularización de los escenarios o la inclusión de un seguro obligatorio para todos los viajeros. Otra de los planteamientos fue la posibilidad de abrir un expediente para dotar a los eventos que organice o colabore el Distrito de actuaciones musicales.