Las mejoras realizadas por el Ayuntamiento de Sevilla, a través del distrito San Pablo-Santa Justa en la mediana de la calle Tarso están a punto de concluir. Aunque puede parecer que las obras han finalizado todavía quedan detalles que los operarios de la empresa adjudicataria, la U.T.E. Fitnovo-Limpiezas Lorca, están ultimando durante estos días.

Se trata de los alcorques de las siete palmeras que viven en la mediana de la calle Tarso. Tras su colocación, esta semana se está completando la faena con otros elementos necesarios y que embellecerán la base donde están plantados los árboles. Según el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, «con estos arreglos finaliza el exorno de la mediana de Tarso, si bien aún debemos acometer algunas actuaciones en la acera que circunvala a los terrenos de la antigua fábrica de Cruzcampo».

La obra en cuestión consiste en la colocación de una capa de tierra vegetal y sobre la misma se instala un aislante anti hierba para evitar el crecimiento de plantas silvestres. Luego se colocan las piedras conocidas como «chino blanco» que encajan muy bien en los alcorques y aportan vistosidad a la mediana. Para fijarlas y que la gente no se las lleve se le echa una capa de enlechado si la lluvia de estos días lo permite. En los últimos meses la mediana de Tarso ha experimentado una gran transformación pues se ha sustituido el albero por césped artificial. Luego se añadieron las palmeras con sus correspondientes alcorques, hechos con traviesas de madera.

También se ha igualado el terreno e incluso se ha elevado en algunos tramos. Además han dejado que los árboles «gravillea robusta» convivan con las palmeras. Pero la arboleda que ha visto mejorada su situación son los seis ficus que se han trasplantados al parque Gran Vía, cercano a la barriada de Santa Clara. «Lo cierto es que en la mediana de la calle Tarso no tenían mucho futuro pues es un árbol que puede alcanzar unas dimensiones impresionantes por lo que dificultaría el paso del tráfico rodado. Aunque se podaran todos los años, los ficus terminarían dando problemas en una calle tan transitada. Para los operarios y para el bolsillo del contribuyente lo más fácil hubiera sido cortar los ficus de raíz para acabar con futuros problemas», apunta fuentes municipales.

Sin embargo, desde el distrito San Pablo-Santa Justa surgió la idea de trasplantarlos a un sitio en el que estos árboles puedan desarrollarse en su máxima expresión. Aunque el trasplante de los árboles es caro merece la pena la inversión puesto que en el parque Gran Vía no hay mucha arboleda. En un futuro no muy lejano los ficus aportarán una gran sombra pues llegan a tener una envergadura impresionante. Otro de los problemas que se espera se solucionen con el arreglo de la mediana de la calle Tarso son los aparcamientos sobre la misma. Aunque tras la colocación del césped artificial ha disminuido la presencia de coches que aparcan sobre la mediana, «los días que juega el Sevilla F.C. en su estadio se pueden ver muchos vehículos aparcados encima de ella».

«Antes de colocar el césped estaba mal que aparcaran sobre esta zona, y también ahora, máxime cuando el Ayuntamiento de Sevilla ha realizado esta inversión para arreglarlo, por lo que se debería respetar la prohibición de aparcar en ella», añaden.