El portavoz socialista, Juan Espadas, ha mantenido esta mañana una reunión con la asociación de comerciantes Huerta Santa Teresa para intercambiar opiniones sobre el mercado de abastos de la Cruzcampo y el futuro economato con el que se equipará al barrio.

A primera hora de la mañana el portavoz del Partido Socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, se ha reunido con los comerciantes de San Pablo en la calle Sebastián Recasens con el fin de poner opiniones en común sobre el mercado de la Cruzcampo. En dicha cita han hablado sobre el estado del mercado, las posibilidades del mismo y la instalación del economato en este emplazamiento.

«Hemos mantenido una reunión con la asociación de comerciantes de San Pablo cuyo único tema de clarificar una alternativa en el antiguo mercado», comentaba Juan Espadas quien considera que el lo mejor para el barrio es reavivar el comercio del barrio arreglando las instalaciones del mercado y reabrir todos los locales del mismo. «En este distrito hay 4.700 desempleados de los casi 90.000 que hay en la ciudad de Sevilla, sería un error darle una finalidad distinta pudiendo ser un alto potencial económico y de empleo para el barrio».

Desde el Partido Socialista no rechazan la idea del economato pero sí quieren «estudiar otras ubicaciones alternativas» para que el mercado se use como tal «por tanto, ¿es esta la única ubicación posible? creo que el delegado y alcalde son capaces de buscar otra ubicación más propicia que no sea esta. Son dos proyectos compatibles en el barrio» señalaba Espadas. Con esta «compatibilidad» el portavos también hacía referencia a el centro de mayores que los vecinos y comerciantes solicitan y que es «una magnífica propuesta que tendrá que estudiarse en el momento y según la disponibilidad presupuestaria».

«El próximo 9 de julio, en el debate de estado del distrito, será el mejor momento para hablar de estos proyectos y propuestas» comentaba, «la asociación de comerciantes ha ofrecido su disponibilidad para presentar un proyecto acabado sobre las mejoras del mercado y, a su vez, asumir algunos costes, en la medida en la que ellos puedan, si definitivamente el mercado necesita una obra mejor». «Se trata de entendernos, compatibilizar ambos proyectos, una opinión constructiva para encontrar buenas soluciones».