Los comerciantes de la galería Pedro Romero califican su situación como «agonizante». Aseguran que las ventas han bajado «a la mitad» en los últimos años ya que «este es un barrio obrero afectado por unos altos índices de paro, por lo que los vecinos no es que no quieran, es que no pueden gastar lo mismo en sus compras, y esa situación la sufrimos los comercios».

La crisis se ha llevado por delante al 12 por ciento de los 77 establecimientos que conforman el centro comercial abierto, según los datos que manejan los portavoces de la asociación de comerciantes «Galería Pedro Romero», Manuel Vargas y Manuel Pintado, quienes afirman que «los traspasos de locales son constantes» y explican que «los compañeros que no echan el cierre es porque son mayores y no quedan fuerzas para empezar de cero pues, con más de 60 años ¿dónde vas a ir?».

En el mismo sentido se pronuncia Francisco García, quien lleva 38 años en la galería comercial. Como propietario de la Frutería El Rancho asegura que «las ventas están muy paradas. De hecho, antes tenía a tres personas despachando y no dábamos a basto. Ahora estoy yo solo y casi que sobro también».

Por su parte, Manuel Vargas, dueño de una ferretería y una carnicería afirma que «los propietarios llevamos muchos años luchando y es el coraje el que nos mantiene en pie y no los beneficios, que en estos momentos son ridículos».

Los portavoces de la asociación explican que a la difícil coyuntura económica se une que «a menos de 200 metros tenemos varias grandes superficies, con las que nos resulta muy complicado competir, por no hablar de los establecimientos chinos y de la venta ambulante que toma la avenida Pedro Romero los viernes y los sábados».

La superficie de la galería comercial es de titularidad privada pero de uso público. Esto quiere decir que son los comerciantes los encargados del mantenimiento de las instalaciones, al ser propietarios. En este aspecto, los portavoces señalan que en los últimos años han acometido «importantes mejoras» como «el arreglo del techo completo, una obra cuyo presupuesto ascendió a más de 90.000 euros que salió del bolsillo de los comerciantes». Entre las actuaciones se ha realizado «el pintado del tejado con pintura antihumedad, se han colocado claraboyas y canaletas para que el agua no llegue al suelo, evitando así el peligro de resbalar a los clientes, y se han forrado los tubos de pvc para su refuerzo».

Además, «se ha mejorado la seguridad de los comercios con la instalación de rejas», ya que «antes, hace unos tres años, tocábamos a robo diario», declara Manuel Pintado quien añade que «a mí me llegaron a robar once veces en un año» pero, por suerte, «la situación es bien distinta en la actualidad», afirma.

Como proyectos futuros, la asociación de comerciantes quiere acometer la renovación del suelo de la superficie comercial, ya que «tiene más de 50 años pero sin ayudas es imposible que los comerciantes podamos asumir esta obra, dada la difícil situación económica que estamos pasando», declara Pintado.

El centro comercial Pedro Romero permanece abierto de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 21:00 horas. Los comerciantes son los encargados de abrir y cerrar la galería, así como de mantener limpias estas instalaciones.