La asociación de comerciantes Huerta Santa Teresa-San Pablo-Santa Justa ha iniciado una campaña en defensa de los negocios arraigados al barrio, con el objetivo de que vecinos y establecimientos conformen un tándem y vayan de la mano a la hora de satisfacer las necesidades de unos y otros.

La entidad tiene previsto celebrar una serie de actividades en la que el comercio tomará las calles en busca de los clientes, y no al contrario, para concienciar a los ciudadanos de que comprando en el pequeño comercio se perpetúa la vida en los barrios. «Nosotros no vamos en contra de las grandes superficies. Tenemos nuestro mercado y nuestra propia filosofía pues, además de ofrecer calidad y buen precio como ellos, cubrimos una labor de cercanía y confianza que nos distingue», declara el presidente, Cristóbal Morales.

Los comerciantes, -que ya han iniciado algunas actividades del estilo como una charanga que recorrió los locales el pasado 21 de diciembre para llamar la atención de los clientes del barrio-, mantienen que las fiestas navideñas son las que suben las estadísticas de venta de todo el año: «A pesar de la crisis, esperamos estas fechas como agua de mayo. Los comerciantes hacemos grandes esfuerzso con múltiples llamadas de ofertas. Las ventas para nosotros son muy importantes, pero cubrir las necesidades de nuestros vecinos mucho más. No estamos de espalda a los barrios, pues vivimos en ellos», comentan.

La entidad, que aglutina a 52 asociados, recuerda que el perfil comercial del entorno de Santa Justa y Nervión son «establecimientos muy familiares, que llevan aquí toda la vida, como es el caso de Casa Cándido, Floristería Los Caprichos o Estudio Ramón, tres ejemplos de lucha en sus más de 30 años de existencia».

La asociación, cuyo germen parte de la conocida como «Unión de Comerciantes Tiesos» decidió hace un par de años ampliar lo que en principio sólo era un grupo de amigos que compartían profesión y se reunían alrededor de una mesa. Así, conforme la adhesión fue creciendo, la entidad tomó un carácter más institucional, surgiendo la asociación de comerciantes Huerta de Santa Teresa-San Pablo-Santa Justa, con un carácter más reivindicativo.

Entre sus principales logros, la entidad se congratula de que se haya puesto fin a la venta ambulante en el entorno de la calle Greco, así como que se haya realizado el asfaltado de las calles Sebastián Recasens, Sinaí y Muñoz Seca, gracias a la colaboración del Distrito San Pablo-Santa Justa.

Igualmente, agradecen al Ayuntamiento la iluminación navideña que lucen muchas de las calles comerciales del entorno, «una iniciativa que atrae al público hasta los barrios, invitándolos a pasear y a visitar los establecimientos», concluye Morales.