Sevilla acoge desde mañana un nuevo local comercial de la franquicia de artículos de segunda mano La Gran Oportunidad, situado en la Avenida de Andalucía, 16, frente al Centro Comercial Los Arcos. La inauguración de la tienda tendrá lugar durante la mañana del sábado día 9, teniendo un carácter festivo en las horas del mediodía, aunque estará abierta al público desde las 10 de la mañana hasta última hora de la tarde.

La apertura de este nuevo comercio estará acompañada de música en directo, de la mano del grupo de swing sevillano Eclectic Zoo, y de una promoción de un 10% de descuento en la venta de todos sus artículos para todas aquellas personas que acudan durante esta jornada de inauguración, aunque la promoción permanecerá vigente durante una semana.

La Gran Oportunidad es una marca española con casi 20 años de trayectoria, que llegó a Sevilla hace un año con la apertura de un local en la calle Arroyo esquina con José Laguillo. La firma entró en nuestra provincia de la mano de Grupo Chaves, una empresa sevillana dedicada entre otras cosas a la joyería y la compraventa de oro, con casi 40 años de andadura comercial, lo que garantiza uno de los puntos fuertes de La Gran Oportunidad, la compra de oro y joyas.

El nuevo local de La Gran Oportunidad en la avenida de Andalucía, con una superficie que ronda los 350 metros cuadrados, es uno de los comercios más grandes de una zona que, junto con la reciente remodelación del centro comercial Los Arcos, supone una revitalización de esta zona comercial de Sevilla.

Sus gestores hacen hincapié en que la compraventa de artículos usados no es una consecuencia de la situación económica que se vive en el país, sino «la consolidación de un modelo de comercio de toda la vida, que recoge la tradición de los mercadillos y rastros de siempre, pero en un entorno comercial muy cuidado tanto en el escenario como, especialmente, en nuestra atención al público».

Si bien el repunte de este tipo de comercios vino dado por una búsqueda de abaratar sus compras por parte del público, todos los indicadores apuntan a que la recuperación de la economía traerá consigo la consolidación de este tipo de comercio. Algo parecido ocurre con los artículos que la propia tienda compra a los clientes. «Antes la gente nos vendía sus objetos porque lo necesitaba, pero hoy la mayoría lo hace, sencillamente porque no los usa o se cansa de ellos», apuntan desde la empresa.