La Corza ya vive su XXXIII Velá. Tras meses de preparativos y anuncios, ayer sobre las nueve y media de la noche, el presidente de la asociación de vecinos León Felipe, José Pizarro, y el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, activaron el alumbrado que daría paso a tres días y cuatro noches de fiesta vecinal.

Aunque la fecha oficial eran las 21.00 horas del 5 de septiembre, a partir de las ocho de la tarde de ayer ya eran muchos los que entraban en la plaza de El Begi para comenzar con los primeros refrescos, cervezas y tapas en compañía de sus vecinos y con los más pequeños disfrutando de las atracciones.

Con tanta expectación, el comienzo del acto inaugural no se hizo esperar. Los miembros de la junta directiva de la asociación de vecinos León Felipe invitaron al escenario al delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, el director, Jesús Díaz, y la subdirectora, Fátima Ruiz. La razón que tenían los de León Felipe para invitarlos a formar parte de la foto inaugural, era muy sencilla «que hayamos podido volver a poner esto en marcha en los tiempos que corren se lo debemos casi en un 90% a el delegado de este Distrito, Jaime Ruiz» anunciaba el presidente de la asociación, José Pizarro.

«Con ustedes es difícil no colaborar, teniendo tanta buena gente en La Corza» comentaba el delegado, Jaime Ruiz. «Juntos cada vez hemos ido consiguiendo más recursos para este barrio y para el importante homenaje a José Pizarro Álvarez, para el que se han editado 600 ejemplares de su libro». Por la buena relación que existe entre el barrio y el Distrito, sería Jaime Ruiz el encargado de acompañar a José Pizarro a alumbrar la Velá.

Entidades y vecinos insignes del barrio así como, de nuevo, el delegado del Distrito, serían invitados a subir al escenario tras el alumbrado. Llegaba el momento del homenaje a «el maestro» Don José Pizarro Álvarez, a quien se dedicó un emotivo discuros recorriendo su trayectoria en el barrio en el que las palabras iban acompañadas de sentimientos. «Fali», el encargado de poner voz a este homenaje, a veces no podía seguir leyendo aunque los aplausos de los asistentes le animaban a seguir.

En el homenaje participaron vecinos que conocía al profesor y otros que, sin conocerlo, entendían su labor en el barrio y eran capaz de sentirlo como si hubiera sido un amigo de toda la vida. Con esta complicidad y unión entre todas las entidades del barrio, creada por la memoria de José Pizarro Álvarez, la XXXIII Velá quedaba inaugurada de la manera más especial y bonita que nunca jamás haya vivido el barrio.