Las calles del barrio de San José Obrero se visten de gala para acoger la Velá en honor a la imagen que le da nombre. Los miembros de la hermandad homónima se afanan en colocar las últimas banderolas para que nada empañe esta noche el arranque oficial de la fiesta, una celebración que ha resurgido en el barrio con más fuerza si cabe.

Así, durante los días 2, 3, 4 y 5 de mayo el patio de la parroquia de San José Obrero se convierte en escenario de convivencia vecinal, de encuentro entre generaciones y de recuerdos por los festejos tradicionales, una nostalgia viva en el barrio que ha sido determinante para la recuperación de esta celebración, que comparte una raíz común con las Velás de antaño.

El cartel está repleto de actividades lúdicas, tanto para el público infantil como adulto. La programación comienza el viernes día 2 con la celebración de varios juegos infantiles y con la actuación de dos grupos flamencos afincados en el barrio, quienes pondrán la nota musical una vez entrada la noche. El sábado día 3 tendrá lugar la ofrenda floral a San José Obrero. Así, como manda la tradición, los niños del barrio desfilarán vestidos de flamenco y entregarán un clavel blanco a la imagen, tras lo cual pasarán a disfrutar de una merienda amenizada con la actuación de payasos y grupos musicales. El fin de fiesta llegará con un concurso de karaoke.

Por último, el domingo día 5 de mayo, todos los vecinos del barrio compartirán una paellada y una sardinada al mediodia y por la tarde, a las 19:00 horas, se celebrará el acto culmen de la jornada: la salida procesional de San José Obrero por las calles principales de la feligresía, en un itinerario previsto de unas tres horas y media de duración.

Como novedad, la hermandad de San José Obrero organiza este año en la Velá el primer concurso «Que se adornen los balcones», por el que se anima a los vecinos a participar embelleciendo «el portal o el balcón de sus casas, siendo de libre elección los elementos decorativos que se utilicen, aunque siempre que éstos no impidan el paso por viales, aceras y entradas a las viviendas», señala Ana Belén Boza, promotora sacramental de la hermandad. El certamen concluirá el sábado, cuando el jurado dictaminará el veredicto que proclamará al ganador.

La fiesta de San José Obrero se organiza en beneficio de la parroquia, por lo que toda la recaudación obtenida se destinará a sus obras.