El Ayuntamiento, a través de la Delegación de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, ha puesto en funcionamiento en el último año, cinco Centros de Servicios Sociales. El último de ello ha sido el de San Pablo, que en la mañana de ayer fue visitado por la delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Dolores De Pablo-Blanco, y el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz.

De esta manera, De Pablo-Blanco ha señalado que  «en este último año hemos realizado un enorme esfuerzo para poder poner en funcionamiento los centros de servicios sociales de las Letanías (Polígono Sur), Tres Barrios-Amate, Alcosa, Bermejales y San Pablo».

Asimismo, la delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación ha destacado que «hemos podido desbloquear los problemas existentes, algunos datan del 2006, cuando llegamos al gobierno e impulsarlos para hacerlos en los plazos previstos en los convenios suscritos con la Junta». De los cinco centros, cuatro han sido construidos y cofinanciados por el Ayuntamiento de Sevilla.

«Nuestro objetivo es ofrecer los mejores servicios a los vecinos y a todas las personas que acudan a estos centros solicitando información, intervención social o recursos y ayudas necesarias para las familias, entre otros asuntos”, ha indicado De Pablo-Blanco, que ha recordado que “desde las Unidades de Trabajo Social (UTS) o Centros de Servicios Sociales se facilita a la ciudadanía el acceso a los recursos sociales ofreciendo un servicio de calidad».

En el caso del Centro de Servicios Sociales de San Pablo, que en la mañana de ayer fue visitado por la Delegada y el Delegado del Distrito, el personal fue trasladado al nuevo centro a final de la semana pasada, «estando ya la mudanza completamente realizada y los servicios que allí se prestan operativos». Desde este centro se atiende a una población de 70.000 habitantes. «El Centro anterior no estaba adaptado del todo a la función que actualmente desarrolla y resultaba pequeño para los usuarios a quienes se prestan los servicios sociales, así como para los funcionarios que los prestan, y ello tanto por el aumento progresivo a lo largo del tiempo de sus competencias, como por carecer de ciertos servicios indispensables y hoy día reglamentarios como son los aseos y ascensores adecuados para minusválidos», ha explicado De Pablo-Blanco.

«Los objetivos de estos centros de servicios sociales son facilitar al ciudadano el acceso a los servicios sociales comunitarios ofreciendo un servicio de calidad; garantizar la cobertura de las necesidades sociales; lograr que estos centros sean propulsores y dinamizadores del tejido asociativo del barrio, previniendo las circunstancias que originan la exclusión social, así como promoviendo la plena inserción de las personas y los grupos en la vida comunitaria; facilitar el uso de las instalaciones a las entidades e instituciones de la zona para el desarrollo de actividades grupales; contribuir a la mejora del Diagnóstico y Evaluación de las necesidades de la zona; favorecer la coordinación mediante la realización de proyectos tanto a nivel interno como la coordinación con instituciones y entidades, así como acercar las actuaciones grupales y comunitarias a barriadas más alejadas del centro, entre otras acciones», ha concluido la delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación.