El pasado 18 de febrero nos dejó, víctima de una enfermedad, Valeriano Amaya Román (1940 – 2014), uno de los vecinos del Distrito San Pablo-Santa Justa que más ha luchado por su barrio y que se conocía por ser el presidente con más años en el cargo del fútbol andaluz.

A través de un deporte como el fútbol, Valeriano Amaya, presidente del club deportivo Calavera desde 1967 y medalla al mérito deportivo, ayudó a transmitir valores fundamentales,  tanto en el deporte como en la vida a varias generaciones de futbolistas. Superación, esfuerzo, generosidad, compañerismo y trabajo en el día a día son partes inseparables de los entrenamientos físicos y tácticos para formar al futbolista y a la persona, como a Valeriano le gustaba decir.

«Humildad y Señorío» es el lema del club deportivo Calavera (1928), club amateur más antiguo de la ciudad de Sevilla y segundo de la provincia, tras el Coria C.F. Actualmente cuenta con doce equipos federados en todas las categorías del fútbol sevillano, además de una escuela de fútbol que acoge a más de 200 niños de 5 a 11 años. En total más de 350 niños, jóvenes y adultos que se reúnen cada tarde en las instalaciones de la Calle Hespérides, además de otras 30 personas que componen el personal técnico del club.

En palabras de Jaime Ruiz, delegado del distrito, «se nos ha ido un grande, una persona que era, es y será siempre por su legado humano y deportivo patrimonio del Distrito San Pablo-Santa Justa y de la ciudad de Sevilla. Quiero unirme a su familia en el dolor por la pérdida de Valeriano y transmitir mi más profundo agradecimiento por tantos años de trabajo desinteresado por los demás. En efecto Humildad y Señorío es un lema que identifica a Valeriano, a su familia y a su querido club».