La situación social del barrio A del Polígono San Pablo ha evolucionado a mejor en los últimos años, un cambio positivo impulsado por la  asociación de vecinos Raíces, encabezada por su presidente, Juan Antonio Mesa, y por líderes de la lucha vecinal como son Eduardo Sánchez, Esperanza de André, Rafael Benjumea y José Bozada.

A nivel urbanístico «se han hecho muchas cosas» y la convivencia «ha mejorado mucho, reduciéndose significativamente los actos de delincuencia y vandalismo que azotaron el barrio y le dieron muy mala fama años atrás», declara el presidente, quien asegura que «aún así, no podemos bajar la guardia, ante el temor de que los grupos conflictivos vuelvan a escoger como punto de reunión las calles de nuestro barrio».

La actual directiva lleva en el cargo dos años y medio, aunque sus miembros pertenecen a la entidad vecinal prácticamente desde su nacimiento en 1998. De hecho, Mesa es el socio número 9 por lo que, como él mismo manifiesta, «he sido testigo directo de los avatares del barrio y, aunque aún quedan cosas por hacer, podemos sentirnos orgullosos de las mejoras que las reformas han traído al Polígono San Pablo».

Entre éstas, la asociación de vecinos Raíces destaca la reurbanización de la Avenida de la Soleá y de la Plaza de la Toná o el arreglo del socavón en la intersección de la calle Greco con Tomás Murube. Asimismo, detalla que se ha reparado la fuente de la Plaza del Polo, que estaba destruída, así como la recuperación de las escalinatas en la citada plaza. También, se ha construido un aparcamiento en la calle Seguirilla y se han realizado podas concretas ante la denuncia de los vecinos de que las ramas de los árboles entraba por las ventanas de sus viviendas.

Además, «la Velá del barrio, a finales del mes de junio, se montó prácticamente en 10 días, pues nos pilló el cambio de Gobierno y el actual equipo del Distrito San Pablo-Santa Justa se volcó con nosotros para que los vecinos pudieran disfrutar de su fiesta», señala la directiva.

No obstante, la entidad reclama al Ayuntamiento «viejas reivindicaciones» aún pendientes como «la renovación del alcantarillado y la reurbanización del entorno de Greco, Seguirilla y la avenida de Tarso, la única zona del Polígono en la que aún no se ha actuado», así como «más vigilancia policial para acabar con algún foco de menudeo de sustancias que todavía queda en la Plaza del Polo», subraya.

Por último, la asociación de vecinos Raíces solicita la colocación de una fuente de agua potable en el parque infantil situado junto a la sede del local social, ya que «no hay ninguna infraestructura de este tipo en todo el barrio».

De cara a este año 2013, la asociación que reúne a más de 900 miembros espera «poder mantener todas nuestras actividades», entre las que se incluyen viajes culturales, el pregón de Semana Santa, la preferia, la Cruz de Mayo y los talleres que se imparten en su local social, donde se dan clases de informática, sevillanas, palillos, flecos, pintura en tela, óleo y corte y confección.