Tras más de 45 años en la Parroquia de San José Obrero, el grupo scout Inti-Raymi ha visto como el párroco les ha invitado a que abandonen el local que la parroquia les había cedido para sus actividades.

Ante esta situación, los scout decidieron solicitar la intervención como mediador del delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz. Tras reunirse con las dos partes y comprobar que era imposible una «entente cordiale» decidió cederle a los scouts un local en el Polígono de San Pablo con el que gestionar el Taller Permanente de Juventud a cambio de que lo puedan utilizar también para sus actividades particulares como grupo scouts. El acuerdo sería por un año prorrogable anualmente siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo.

Según el delegado, Jaime Ruiz, «es para mí un privilegio contar con este grupo de personas que poseen y cultivan unos valores tan importantes para los jóvenes desde hace 45 años».

La propuesta del delegado fue muy bien acogida por los jóvenes que se vieron sorprendidos por esta iniciativa del concejal. Según ha comentado uno de los líderes de los scouts, Ángel Díaz García, «estamos muy contentos con el ofrecimiento del distrito y además desde primera hora buscaron soluciones y mediaron con el párroco. El local es estupendo aunque no está en nuestro barrio, San José Obrero, al que nos sentimos especialmente ligados».

Por eso el pasado domingo, los scouts se manifestaron por las calles de su barrio acompañados por un buen número de simpatizantes, vecinos y padres que quisieron apoyar con su presencia la causa de unos jóvenes que llevan casi medio siglo afincados en la misma barriada.

Para Díaz García, «el objetivo de nuestra manifestación es que el barrio de San José Obrero se entere de que nos echan de la parroquia porque no nos quieren. Nos dicen que no somos Iglesia pero nosotros cultivamos los mismos valores que ellos aunque seamos aconfesionales».

La manifestación partió y concluyó en la calle Iriarte, justo detrás de la Parroquia de San José Obrero, en la que los scouts tenían su puerta de acceso a la que fuera su sede.