La antigua calle General Martínez Vara del Rey, en el barrio de San José Obrero, luce ya con el nombre de uno de sus vecinos más ilustres: el imaginero Luis Álvarez Duarte, que regresa así al barrio que lo vio nacer para no marcharse jamás.

Fue el propio protagonista quien, junto al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, destapó el rótulo de la calle con su nombre, «en la misma vía donde situó su primer taller, en el domicilio familiar y, por tanto, donde comenzó la gran labor realizada por las manos de este imaginero para muchas de las cofradías que conforman la Semana Santa de Sevilla», declaró Zoido.

El alcalde subrayó que «hoy es un día grande para los que amamos la imaginería» y señaló que la iniciativa de este reconocimiento parte de la Hermandad del Polígono San Pablo, quien solicitó el cambio en el nomenclátor del callejero en el año 2006. A esta iniciativa se han ido sumando otras muchas instituciones sevillanas y cofradías, como la Hermandad del Gran Poder, la Macarena, la Esperanza de Triana, el Cachorro o la Sed.

Se trata «de una calle que se inaugura en un año muy especial para Álvarez Duarte, al cumplirse 50 años desde que realizara su Virgen de los Dolores, titular de la Hermandad de San José Obrero, la primera obra que talló con sólo 12 años de edad», recordó el primer edil, quien destacó a Álvarez Duarte como una referencia «no sólo de la imaginería, sino también de la restauración, ya que por sus manos han pasado imágenes como la Esperanza de Triana y el Señor de Sevilla».

Zoido terminó su intervención diciendo que «esta calle homenajea a un sevillano excepcional que lleva su nombre unido a las capacidades de sus manos, pero también a aquél niño que hacía virgencitas y que convirtió su habilidad en su sueño».

Por su parte, el protagonista de la jornada declaró sentirse «super emocionado» con el reconocimiento y evocó a recuerdos de su niñez: «Todavía me veo por esta calle correteando y con las maderas en las manos», recordó el imaginero, quien dedicó su calle «a todos los artistas que se marcharon en la penunbra, a mis seres queridos y a Sevilla entera».