Los vecinos de Huerta de Santa Teresa se muestran «muy satisfechos» con la colocación de una parada de taxi en el barrio, concretamente, en la calle Sinaí, una petición «que llevábamos muchos años demandando y que por fin se ha visto resuelta», declara el presidente de la entidad vecinal, Miguel Cáceres.

El representante ciudadano señala que «en los aledaños de la calle Sinaí tenemos dos residencias de ancianos: Adorea y  SAR Santa Justa, cuyos residentes necesitan desplazarse y muchos no están en condiciones de viajar en autobús ni de caminar hasta la avenida Kansas City para esperar un taxi. Además, muchos de los vecinos del barrio cuentan también con una edad avanzada, por lo que se hacía imprescindible contar con una parada de taxi que diera servicio a toda la zona de Huerta de Santa Teresa», explica Cáceres.

La asociación vecinal trasladó su petición al Distrito San Pablo-Santa Justa, haciendo hincapié en la necesidad de tener una parada de transporte público accesible para los mayores y las personas con movilidad reducida del barrio, explicando los pormenores en diversas reuniones mantenidas con el delegado del Distrito, Jaime Ruiz, y solicitándole «que elevara esta petición a la delegación competente del Ayuntamiento de Sevilla para que diese luz verde a la instalación de una placa del servicio del taxi».

El presdiente de la asociación de vecinos señala a este respecto que «hace unos tres meses vinieron los técnicos y han estado barajando diversos enclaves, pero finalmente se ha optado por colocarla en la calle Sinaí, que era nuestra primera propuesta». No obstante, Miguel Cáceres señala que «ahora lo que esperamos es que los profesionales del taxi hagan uso de ella, porque ha costado mucho conseguirla como para que permanezca vacía».

Por ello, Miguel Cáceres asegura que «me he reunido con el responsable de Radiotaxi, informándole de la puesta en servicio de esta parada en el barrio, y espero poder hacer lo mismo con la otra empresa de taxis sevillana, para garantizar que siempre haya al menos un vehículo público a disposición de los vecinos que lo puedan necesitar en el barrio».

Por último, el presidente de la asociación pide a sus vecinos «que sean respetuosos con la parada de taxi y que no estacionen sus vehículos particulares en esta zona destinada al transporte público».