El acerado de carretera de Carmona perteneciente al barrio de La Corza ha sido reparado para obtener una mayor accesibilidad. Tras unos días de trabajo los cruces de esta zona ya están rebajados y con el relieve pertinente, de forma que las personas con movilidad reducida no consideren esta zona peatonal como un problema de circulación.

La asociación de vecinos León Felipe, del barrio de La Corza, lleva un tiempo mostrando su preocupación por la accesibilidad de sus acerados. Dicha inquietud ha sido trasladada al distrito San Pablo-Santa Justa desde donde se ha entendido a la perfección su reivindicación y puesto manos a la obra para dotar al barrio de unas infraestructuras accesibles.

Estas obras de mejora han consistido en el rebaje de los acerados conincidentes con pasos de peatón con el fin de que los carritos de bebé o las sillas de rueda no encuentren inconvenientes al cruzar las calles del barrio. Lo mismo pasa ahora con las personas deficientes visuales o ciegas totales, para quienes ha sido instalado un borde en relieve a la altura de los cruces para que tanto si van con bastón, perro guía o acompañados, noten cuando se están aproximando a un paso de cebra.

Con estas mejoras el barrio de la Corza es ahora mucho más transitable y los tanto los vecinos con alguna discapacidad como los transeúntes esporádicos encontrarán en estas reformas un paso más hacia la igualdad.