El Pabellón de Deportes de San Pablo ha acogido, desde las 10 horas hasta media tarde de hoy domingo, una «Fiesta de la familia», orientada especialmente a personas en riesgo de exclusión social.

Para las 300 familias convocadas se ha dispuesto un día de convivencia, lleno de actividades infantiles, y alguna que otra para adultos, y en el que no han faltado los tentempiés y refrigerios, algo que ha sido posible gracias a la labor del Economato Social de María Auxiliadora y al Distrito San Pablo-Santa Justa.

Churros con chocolate en la Fiesta de la Familia / F. Piñero

Churros con chocolate en la Fiesta de la Familia 2015 / Fran Piñero

Churros con chocolate, patatas aliñadas, paella, potaje de garbanzos y hamburguesas para los más pequeños conformaron el menú, a cargo del catering Postigo, y con el apoyo de Makro, Panificadora Heredia y Entreculturas. Con bebidas siempre sin alcohol, eso sí, subrayando el carácter «blanco» de la fiesta.

Las personas invitadas cuentan durante todo el año con el acceso al Economato Social, con sede en la calle Gólgota, en el que pueden adquirir productos al 25% de su precio de coste. El resto lo asumen desde entidades como Cáritas o Cruz Roja hasta particulares.

«Hay un niño de 9 años que aporta la cuota de 21 euros mensuales con los que apadrina a una familia», ha explicado orgullosa Sor María José Cabet, salesiana directora de la entidad, que ha contado con una treintena de voluntarios en la celebración.

Es la primera ocasión en que la ponen en marcha, y ha coincidido con el 2015 por ser el año en que se cumple el segundo centenario del nacimiento de San Juan Bosco «el obispo de los niños y las familias más necesitadas», ha añadido la religiosa antes de recibir la réplica de un Giraldillo de parte del Ayuntamiento por su labor.

Dolores De Pablo-Blanco, Juan Ignacio Zoido, Sor María José Cabet y Jaime Ruiz / Fran Piñero

Dolores De Pablo-Blanco, Juan Ignacio Zoido, Sor María José Cabet y Jaime Ruiz / Fran Piñero

El propio alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha visitado el evento y comprobado el buen funcionamiento de cada una de las actividades al tiempo que una decena de vecinos le han hecho llegar sus preocupaciones y necesidades, que el primer edil ha anotado como pudo sobre una servilleta de papel, pues no era ésta una comparecencia «de trabajo».

«Quiero dar las gracias a tantos jóvenes que han querido colaborar hoy para que los niños y las familias disfruten. Esta es nuestra obligación, apoyar iniciativas como ésta», ha explicado Zoido.

Se vivió un momento divertido cuando el primer edil transmitió su asombro a la monitora de aeróbic por sus enérgicas coreografías en temas de corte latino como el merengue «Caballito de palo», que incluso arrancó algún movimiento de Dolores de Pablo-Blanco, delegada de Asuntos Sociales que también asistió a la «Fiesta de la Familia». Ejemplo del clima distendido que ha caracterizado la jornada.

Los asistentes siguen las indicaciones de Sor María José / F. Piñero

Los asistentes siguen las indicaciones de Sor María José Cabet / Fran Piñero

«Ha sido una experiencia de lo más positiva, porque es la mejor forma de cumplir con la función social que debe tener un Ayuntamiento. Sólo espero que estas familias hayan disfrutado de su fiesta», ha comentado el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz.

Tras la actuación de los payasos del «Mundo de Yupita» los niños recogieron una medalla y un diploma por haber participado en las distintas actividades.

Pintacaras, castillo hinchable, voleibol, baloncesto, fútbol, bádminton, tenis de mesa… Siempre bajo la atenta mirada de los voluntarios del Club Deportivo Baloncesto Sevilla San PabloNodo Sport, Escuela de Atletismo Mauri Castillo, Scouts Tharsis y 32 alumnos de Bachillerato del Colegio de las Irlandesas de Bami. Que además han donado una aportación económica a base de vender bocadillos para recaudar fondos, lo que llaman «Proyecto Kiss».