Como cada año, el pasado fin de semana se produjo la salida procesional de la Asociación Cultural de fieles de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Nuestra Señora de la Humildad y San Pablo Apóstol al Templete de la Cruz del Campo.

Con un magnífico ambiente y en un día espléndido a las 18:30 horas comenzó la salida procesional del Cortejo que antecede a la excelsa imagen de Nuestra Señora de la Humildad. La plaza Cristo y Alma, en el barrio B del Polígono de San Pablo, era un hervidero de vecinos devotos y cofrades que no querían perderse este magnífico paso de palio que mostró un nuevo y bello exorno floral compuesto por rosas, orquídeas blancas, claveles y lilium. Es de destacar el estreno del plateado de los varales, que se suma a la pértiga y la naveta que también se estrenaban. En este sentido también es muy destacable y orgullo de la Junta Directiva el arreglo de la Casa Hermandad y del altar y oratorio decorado con telas de damasco pintadas por el gran maestro José Asián.

Como curiosidad destacar que esta Asociación Cofrade realiza la salida procesional de sus titulares de forma separada, siendo la salida procesional de Nuestro Padre Jesús Nazareno el 13 de septiembre.

El paso de palio iba acompañado por la Asociación Filarmónica Cultural Santa María de las Nieves de Olivares que en la salida tocó las marchas procesionales Virgen de la Paz y Virgen de la Hiniesta.

El recorrido que realizó la procesión discurrió por las calles; Plaza Cristo y Alma, Avenida de la Soleá, Calle Sinaí, Hernando del Pulgar, Pedro de Cieza, María Josefa de Segovia, Sebastián Recasens, Roja Zorrilla, Tomás Murube, Agustín Moreto, Cristo del Perdón, Luis Montoto, Templete, Tomás Murube, Guillén de Castro, Sebastián Recasens, Avenida de la Soleá, Seguirilla, Plaza de los Tarantos, Rondeña, la Petenera, Tomás Pavón, Avenida de la Soleá, Cristo de Velázquez y Plaza Cristo y Alma.

Emotiva, como cada año, fue su llegada al Templete dónde la banda acompañó con Reina de Triana y con Reina de San Román, y se pudo escuchar una saeta especialmente dedicada a María Santísima de la Humildad.

El regreso a su plaza en el Polígono de San Pablo, se realizó como cada año en un ambiente íntimo, de barrio, entre los últimos aromas de azahar y el fervor que le procesan los vecinos a esta bella imagen, obra de Juan Díaz.

En su entrada la Banda la acompañó con Pasa la Macarena y Mi Amargura.