Con una media hora de retraso, las dos imágenes titulares de la Asociación Cultural Humildad y la Agrupación de Fieles de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Humildad y San Pablo Apóstol, del Polígono San Pablo, iniciaron sobre el mismo paso su salida extraordinaria desde la plaza Cristo y Alma hacia el templete de la Cruz del Campo, en una jornada que ni la lluvia quiso perderse.

Alrededor de las 18:30 horas del pasado sábado 16 de marzo, la procesión puso rumbo hacia la calle Pedro de Cieza, desafiando a las primeras gotas que hicieron pensar en lo peor. Se vivieron momentos de incertidumbre y todas las miradas se pusieron en el cielo, pero tras consultar la directiva que encabeza José Feliciano Barbecho las previsiones meteorológicas, tomó una decisión valiente que resultó ser la acertada: continuar con la estación de penitencia.

De esta forma, el cortejo, conformado por 70 personas, continuó con el itinerario establecido por las calles Tomás Murube, Agustín Moreto y Cristo del Perdón, para llegar al templete de la Cruz del Campo. Se trata de un itinerario especial en conmemoración del Año de la Fe y del vigésimo cumpleaños de la realización de la talla de la Virgen Nuestra Señora de la Humildad, obra de Juan Díaz; así como del décimo aniversario de la realización de Nuestro Padre Jesús Nazareno, cuya autora es Lourdes Hernández.

El paso con el que procesionó la asociación representaba la escena de la calle de la Amargura y contaba con un manto de adornos florales compuesto por claveles rojos y lirios. Destacaban también los cuatro candelabros de cola plateados así como una diadema que portaba la Virgen en lugar de corona. Bajo él, 105 costaleros mecieron a los titulares de La Humildad al son que marcaron las marchas procesionales de la banda «Muchachos de Consolación» de la localidad sevillana de Utrera.

Los vecinos del Polígono San Pablo fueron acompañando a las imágenes devotas, mostrando una vez más su fervor y apoyo a la labor que realiza esta entidad enclavada en el barrio desde hace 28 años. El delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, tampoco quiso perderse esta salida extraordinaria, siendo la autoridad que encabezó la comitiva junto a miembros de la directiva y de otros líderes vecinales, como es el caso de José Manzano, presidente de la asociación La Unidad.

Tras visitar el templete de la Cruz del Campo, la procesió inició la vuelta por las calles Tomás Murube, Greco y Avenida de la Soleá, para entrar en la plaza Cristo y Alma, donde se sitúa la sede de la entidad, alrededor de la una de la madrugada.