Los árboles del barrio de La Corza pasarán por «la barbería» en «este semestre». Así lo ha confirmado el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, quien ha señalado que está previsto que «la poda se realice antes de que acabe el mes de junio».

Se trata de una noticia que han acogido con entusiasmo los vecinos de la barriada, ya que «las ramas de los árboles están muy próximas a las fachadas de las viviendas, y están ocasionando molestias a muchos residentes, por lo que entendemos que ésta debe ser una actuacion prioritaria», ha señalado el presidente de la asocación León Felipe, José Pizarro.

Pero ésta no va a ser la única mejora programda en la barriada, ya que «el compromiso adquirido por parte del Distrito es que en este año 2013 se realice también el reasfaltado de las calles de La Corza, que implicará algunos cambios en cuanto a la circulación del tráfico y la colocación de la nueva señalización conforme a los sentidos establecidos», ha manifestado Pizarro.

Así, «lo que pretende la asociación es que algunos aparcamientos establecidos en cordón pasen a ser en batería, para aumentar las plazas de estacionamiento, y cambiar el sentido a algunas vías con problemas de visibilidad, que suponen un verdadero punto negro para los conductores por el riesgo de accidentes que conlleva».

El representante vecinal ha declarado que «la comunicación con el Distrito es muy fluida». En este sentido, ha señalado que actualmente «estamos en conversaciones con el Ayuntamiento de Sevilla, a través del Distrito, para que el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla, ICAS, edite el libro La Corza. Recuperar su identidad, de José Pizarro Álvarez, conocido en el barrio como Don José, el maestro».

Se trata de una obra que recoge los antecedentes históricos del barrio y que su autor no pudo ver editado al fallecer repentinamente. La intención de la asociación vecinal León Felipe es editar unos 1.500 ejemplares, unos libros que «aunque Don José quería que se vendiesen a un precio simbólico, hemos pensado que es mejor que se intercambien por alimentos no perecederos, con el objetivo de ayudar a las familias más necesitadas de La Corza a través de entidades asistenciales como Cáritas».

Un pequeño giro que «estamos seguros que sería del agrado de nuestro querido maestro», concluye Pizarro.