«La solidaridad es algo con lo que se nace, no se hace». Sus palabras ya dicen mucho de la grandeza de Macarena Sánchez, quien, a pesar de su juventud, acumula una gran experiencia apoyando a los necesitados. «Estudié auxiliar de enfermería porque me gusta ayudar a la gente, pero como ahora estoy en paro, sentía que me faltaba algo“. Ese sentimiento de «vacío» lo ha suplido Macarena organizando una campaña solidaria, destinada a los vecinos de La Corza y de la Carretera de Carmona, situados en el Distrito San Pablo Santa Justa, pero también a los vecinos de los barrios más cercanos del distrito Norte, como Parque Atlántico, que son colindantes.

En un principio, asegura que se encontró sola, y que fueron muchas las puertas a las que llamó y que no se abrieron. «Yo tenía las ganas, la fuerza y la ilusión de llevar a cabo la campaña, pero necesitaba ayuda, ya que de manera independiente sabía que no iba a lograr nada». Pero no estuvo sola durante mucho tiempo en su noble causa.

Esa llamada a la colaboración finalmente fue escuchada por la asociación de vecinos Parmadal, compuesta por un grupo de mujeres que no dudaron un segundo en remangarse y ponerse a trabajar para hacer realidad la campaña, con el objetivo de «aportar un granito de felicidad, de cara a a las próximas fiestas navideñas, a muchos vecinos y amigos que lo están pasando verdaderamente mal», añade la presidenta de la entidad, Maruja Rojas.

La asociación puso su sede vecinal a disposición de la campaña, por lo que desde mediados del mes de noviembre han ido depositando allí las donaciones de ropa, juguetes, material escolar y de productos para la higiene infantil (como pañales para los niños) que hasta la fecha han ido recibiendo. Este grupo de mujeres aseguran que «estamos más necesitados de alimentos que de otra cosa, pues por ahora sólo contamos con unos 20 kilos de comida, mientras que de ropa sí que hemos recibido una avalancha».

Afirman que han pedido la colaboración a supermercados y tiendas del entorno, pero «muchos colaboran ya con el Banco de Alimentos de Sevilla, por lo que nuestra campaña, que es más anónima pero con las mismas buenas intenciones, no ha recibido muchas atenciones». No obstante, no se rinden a la primera, así que aprovechan la menor ocasión para hacer un llamamiento y sumar nuevas donaciones.

Reparto de ropa y alimentos
Esta iniciativa solidaria permanecerá en activo hasta el día 20 de diciembre cuando, en principio, tienen pensado hacer el reparto de lo acumulado. «Nos ha llegado ya la información de que hay familias muy necesitadas en el barrio de la Corza, a veces no por los propios interesados, porque somos conscientes de que es muy duro pedir ayuda. Por eso estamos en contacto con las parroquias de la zona y con Cáritas, para que este esfuerzo que estamos haciendo llegue, de verdad, a gente que lo necesite”, declara Maruja Rojas.

Aún así, esta acción pretende ayudar a cualquier familia que se acerque a la asociación (situada en la calle Arquitecto José Gómez Millán esquina con Carretera de Carmona) y que presente el libro de familia, el padrón colectivo y un justificante del cobro de la prestación de desempleo si la tuviera. «De todas las solicitudes que recibamos haremos una baremación, teniendo preferencia los ingresos más bajos», aseguran la promotora de la campaña y la presidenta vecinal.

Macarena, Maruja y el resto de mujeres que componen la asociación afirman que esta experiencia las está uniendo y colmando de ilusión, por lo que aseguran que «la campaña es sólo el comienzo de una más que solidaria y bonita amistad entre nosotras y los vecinos de la zona».