Los alumnos de infantil y primaria del colegio público Miguel Hernández, en el Polígono San Pablo, han recibido hoy a una «compañera» de clase muy especial: la calefacción. En estos días de frío extremo, en el que Sevilla alcanza mínimas de 1 y 2 grados, una avería en la caldera central había dejado a los 286 escolares matriculados en el centro sin calor.

Al parecer, la dirección del centro observó un problema en el sistema de calefacción al probar la caldera antes de que llegara el invierno, notificando la avería al Ayuntamiento de Sevilla. Según el director del centro, Francisco García, «durante las fiestas navideñas estuvieron inspeccionando el sistema, y la semana pasada llegaron los técnicos que confirmaron una obstrucción en el tubo de escape de gases. Tras su limpieza y una serie de pruebas en la instalación, hoy por fin podemos ponerla en funcionamiento».

Pero ésta no es la única novedad en el centro escolar, que está siendo objeto de una serie de mejoras con la finalidad de garantizar la seguridad de los alumnos. De hecho, el acceso al colegio está en obras ya que «contábamos con una única entrada tanto para los vehículos como para los alumnos, con lo que los niños se cruzaban continuamente entre los coches, con el peligro que ello supone. Por tanto, se va a dividir la entrada en dos zonas exclusivas, una para los vehículos y otra para los alumnos, para eliminar así el riesgo de posibles atropellos», declara el director.

Aparte, los trabajos de colocación de un ascensor han concluído y sólo falta «rematar detalles mínimos para su puesta en funcionamiento». Se trata de una reivindicación de la dirección del colegio «que llevamos esperando seis años», detalla Francisco García quien añade que «con la conclusión de estos trabajos se cumplen las expectativas que tiene el colegio en cuanto a mejoras generales».

No obstante, en cuanto a detalles menores, el director junto con el jefe de estudios, José Antonio Soto, reclama la instalación de unas canastas de baloncesto en las pistas polideportivas, pues «se quitaron de ahí con motivo de la renovación de las pistas hace dos años y el colegio carece de fondos económicos para colocarlas».