La asociación de vecinos Félix Rodríguez de la Fuente, de la barriada Las Huertas, ha reformado un local de la entidad vecinal con el objetivo de que sirva como sede permanente para los mayores del barrio.

Las obras del inmueble, cuyo presupuesto ascendió a unos 15.000 euros, concluyeron el pasado mes de diciembre y han sido sufragadas en su totalidad por la entidad vecinal, según señala el presidente, Ángel Bermúdez. «Nuestro barrio carece de instalaciones para el ocio y el recreo de las personas de la tercera edad. Por ello, desde la asociación hemos hecho un esfuerzo magno para realizar este proyecto, con el objetivo de que nuestros vecinos tengan un sitio en el que reunirse a jugar al dominó, a las cartas o a leer el periódico», declara el presidente, quien apunta que «estamos esperando a que nos traigan algunos juegos de mesa para abrir las instalaciones, aunque sabemos que las escaleras de acceso al edificio son un obstáculo importante para los usuarios».

Las instalaciones de la asociación vecinal se encuentran en una planta superior al que, de momento, sólo se puede acceder a través de dos tramos de escaleras. Por ello, la entidad ha vuelto a exigir, ahora con más premura, la colocación de un ascensor para que «tanto los mayores como las personas con movilidad reducida puedan disfrutar de las actividades y talleres que organizamos en la sede», subraya Bermúdez.

Se trata «de una vieja reclamación que fue recogida y aprobada en un contrato-programa por el anterior Gobierno municipal», afirma el representante vecinal, quien añade que «dado que no fue atendida entonces, volveremos a insistir en ella en una próxima reunión que tenemos con el Distrito San Pablo-Santa Justa el próximo miércoles, día 6 de febrero».

Aparte del ascensor, la asociación de vecinos Félix Rodríguez de la Fuente solicitará al Distrito que se «obligue a los propietarios de la zona comercial a realizar el arreglo del techo, en función al expediente de Urbanismo 333/1998, o en su caso, que acometa el Ayuntamiento la obra y que le pase la factura a los propietarios, según el compromiso adquirido con la asociación», manifiesta.

Los locales de la entidad dan servicio a unos 2.400 vecinos residentes en las 600 viviendas que hay en el entorno a la avenida veintiocho de febrero. En el edificio se imparte un taller de gimnasia de mantenimiento, otro de Kick boxing y sirve como escenario para ensayos de grupos de chirigotas y de entidades sociales como el movimiento 15M o la asociación contra el cáncer.