Los vecinos de la zona de Huarte del barrio de Santa Clara han manifestado su malestar con el tiempo que tienen que estar esperando para coger la línea de Tussam B3, ya que la frecuencia de paso del autobús es de 50 minutos. Se trata del único bus del transporte público cuyo itinerario pasa por la barriada, una línea que recientemente ha modificado su horario y que ha enfurecido aún más a los usuarios de la zona.

La presidenta de la asociación de vecinos Las Óperas, Ana María Díaz, explica que «antes teníamos un autobús a las 7:30 horas pero lo han suprimido, por lo que desde el pasado 8 de enero los vecinos tienen que cogerlo bien a las 7:05 horas, bien a las 7:55 horas, lo que implica madrugar mucho más o llegar tarde al trabajo o a la facultad».

El delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, se ha hecho eco de esta disconformidad vecinal y ha invitado al gerente de Tussam, Manuel Torreglosa, a participar en el último pleno de la junta municipal, un compromiso que el delegado adquirió tras una propuesta presentada por el Grupo Socialista en diciembre interesándose por el funcionamiento de los autobuses en su paso por Santa Clara.

En el pleno, Torreglosa ha señalado que «el 30 por ciento de las líneas de Tussam han sufrido alguna variación en su funcionamiento y estos cambios han sido muy bien recibidos por los clientes y usuarios». A este respecto ha manifestado que «cada vez que modificamos una línea buscamos el beneficio de la gran mayoría de los ciudadanos» aunque ha señalado a continuación que «todo beneficio conlleva también algún perjuicio».

No obstante, para compensar ese «perjuicio» causado a los vecinos de Santa Clara, el gerente de Tussam ha anunciado que desde las 7:00 a las 9:30 horas «se reforzará la línea B3 con el doble de autobuses», por lo que «la frecuencia de paso será, en esa franja horaria, cada 25 minutos y no cada 50 como venía sucediendo desde los dos últimos años».

El refuerzo se hará efectivo a partir del mes de mayo ya que «Tussam se organiza de una manera que requiere de una planificación anual. Cualquier variación que se defina tiene que implementarse en un sistema informático y eso lleva su tiempo», por lo que es «imposible hacerlo antes», ha declarado el gerente quien ha insistido en que «mi obsesión es dar el mejor servicio a los sevillanos a un coste razonable».