Hace ya cinco años que «los comerciales» de Santa Clara dijeron adiós a su mítico «Casa Tino». El bar que siempre llenaba la plaza central, en el que no había vecino del barrio que no hubiese tapeado alguna vez, cerraba. A los pocos días del cierre se podía leer un cartel que ponía «Peña Cultural Bética Santa Clara», en ese mismo instante comenzó algo que nadie esperaba, y es que se demostró que Tino no era el único capaz de llenar la plaza de sillas ocupadas y, para más logro el éxito venía de la mano de diferentes colores futbolísitcos.

Ya han pasado unos cuantos años desde que se fundase la Peña Cultural Bética Santa Clara 2007 y son muchos los socios del barrio y de fuera de éste, los que colaboran para mantenerla viva. La sede de esta Peña se ha convertido en algo más que un sitio de reunión para el barrio y alrededores, para los socios es su segunda casa y la cuidan como tal. Es por eso que cada año por estas fechas se homenajea al socio. Por su entrega, su colaboración en todos los eventos y por su sentimiento verdiblanco, claro esta.

De hecho, se puede decir que ha provocado un antes y un después en las peñas del barrio porque aunque sí es cierto que con anterioridad en los comerciales hubo una peña sevillista, la Peña Bética ha conseguido reunir en la plaza a personas de diferentes colores deportivos en un ambiente de lo más amable. Y eso es esfuerzo de aquellos a los que se dedica un día de este mes de junio, aunque suyos son los siguientes 364.

Después de cinco años, como corresponde, la democracia interna reestructuró la junta directiva, una junta que cumple un mes en el gobierno y se estrenará con el homenaje al socio del próximo sábado. Con mucha ilusión, tanta o más que la anterior, el nuevo presidente, Francisco Javier García, la videpresidenta, Jessica Garceerán, el tesorero, Antonio Ruiz y los dos vocales, Encarnación Aguilar y Baldomero Calderón, unen fuerzas para seguir manteniendo la esencia de esta Peña y hacerla crecer aún más si cabe.