La asociación de vecinos El Triángulo va a presentar en el próximo pleno de la junta municipal del Distrito San Pablo-Santa Justa una propuesta para el vallado de los juegos infantiles instalados en el parque Bordas de La Rosaleda. Se trata, según la directiva de la entidad, «de una manera de evitar que los perros accedan a la zona donde juegan los niños y que se hagan allí sus necesidades, por lo que pensamos que cerrando las instalaciones con una cerca homologada quedaría más protegida para los menores».

Además, la entidad demanda que el firme del parque infantil, actualmente de piedrecitas y arena, «se sustituya por una superficie de caucho, como la que existe en la mayoría de los parques con dotaciones para los niños», ya que «supondrá otro plus añadido para evitar que los perros y gatos merodeen en este espacio».

Por último, respecto a este parque, la asociación que aglutina a 1.1o0 socios y comprende a una población de más de 20.000 vecinos solicita al Distrito «que se elimine un cartel de Presupuestos Participativos que se ubica dentro de la zona infantil o, en su caso, que se cambie de lugar y se saque de la zona que utilizan los menores para sus juegos».

En otro orden de cosas, El Triángulo recuerda que en la plaza Pintor González Santos «está pendiente la poda de un ficus cuyas ramas se cuelan por las ventanas de los pisos de los bloques de al lado» y que en la calle Garci Fernández hay un solar vacío «que supone un foco de suciedad y un nido de roedores, por lo que hemos solicitado la actuación municipal».

Pese a estas nuevas demandas, la asociación vecinal reconoce que «estamos muy bien atendidos por el Distrito San Pablo-Santa Justa» y enumera las peticiones resueltas en el último año, entre las que destaca «la reparación del pavimento en el puente de la calle Samaniego a Kansas City, la ubicación de contenedores solicitados por los vecinos, el derrumbe de la casa en ruinas de la calle Niña con concentración de cientos de palomas y la poda de los naranjos en el barrio de El Fontanal».