La delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Lola de Pablo-Blanco, ha respondido al portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas, que «lo que tiene que hacer es dirigirse a su compañera de partido, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para que exija a la consejera de Salud, Igualdad y Políticas Sociales que no recorte más los Programas sociales que financian el personal de los servicios sociales».

De Pablo-Blanco ha indicado que «como el señor Espadas conoce perfectamente, el problema es que cuando llegó este Gobierno al Ayuntamiento se encontró con que la plantilla de los Servicios Sociales Municipales se había venido incrementando en los años anteriores gracias a las subvenciones de la Junta de Andalucía para Programas que financian personal, como son los de Refuerzo de la Dependencia, Zonas Necesitadas de Transformación Social, Equipos de Tratamiento Familiar, Programa de refuerzo para la Atención a Inmigrantes y Programa de Intervención con la Comunidad Gitana de Andalucía. El personal contratado con cargo a estas subvenciones, alrededor de 150 profesionales, frente a los 250 funcionarios, estaba a jornada completa y siempre pendiente de la concesión de la nueva subvención por parte de la Junta de Andalucía para la financiación de los contratos».

La delegada ha recordado que «por contra, desde que el Gobierno de Zoido tomó posesión, las subvenciones de la Junta empezaron a recortarse, por lo que para mantener el número de profesionales, a pesar de la aportación municipal, ha habido que reducir la jornada laboral, y por tanto, el salario, en la mayoría de los casos, a 5 horas diarias».

Entre otros ejemplos, De Pablo-Blanco ha enumerado que «así ocurrió en 2012 con el Programa Zonas de Transformación Social y con la subvención para 2013 para el refuerzo de personal para la Atención a la Dependencia, recortado en un 50% y reducido a la financiación de trabajadores sociales, habiéndose mantenido el personal de refuerzo administrativo para la tramitación y gestión de los expedientes de la dependencia gracias a la aportación municipal. Respecto al Programa para la Integración de la Comunidad Gitana andaluza, no obtuvo subvención en 2012 y el de Atención a la Población inmigrante obligó a reducir de 5 trabajadores sociales contratados para refuerzo de las UTSs con mayor población inmigrante, a un solo trabajador social».

Además, «en este año, y para el próximo, ya ha recortado la Junta en más de un 8% la subvención para los Equipos de Tratamiento a Familias con menores en riesgo, y el Ayuntamiento ha mantenido la aportación municipal al mismo. Este Programa financia la contratación de 21 profesionales. Y estamos esperando la Resolución de los Programas Zonas e Inmigrantes con carácter inmediato, pues los días corren, el Programa finaliza el 14 de noviembre, y la Junta lleva una demora respecto al año pasado de casi un mes».

Por otro lado, respecto a la no cobertura de vacantes en servicios sociales, la delegada de Familia y Asuntos Sociales ha indicado que «espera que sea desconocimiento, y no intento de manipulación lo señalado por el señor Espadas, pues como acordó la Junta de Gobierno Local el 16 de abril, las prestaciones sociales básicas, concretamente atención social de los servicios sociales comunitarios en su vertiente asistencial fueron declaradas servicio esencial o prioritario, lo que ha supuesto que no han quedado afectados por la tasa de reposición cero, habiéndose cubierto desde esa fecha todas las plazas de profesionales de los servicios sociales vacantes».

Por último, De Pablo-Blanco ha afirmado que «la meritoria labor de todas las entidades sociales también es posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento, que por ejemplo ha concedido una ayuda de 500.000 euros al Banco de Alimentos para garantizar que las entidades puedan tener alimentos y distribuirlos entre los usuarios. No entiendo que Espadas quiera dar lecciones cuando el Gobierno de Zoido ha puesto en marcha un Plan Especial de Apoyo Social, con un presupuesto de 7 millones de euros».