No importa si vives o no en San Pablo, pocos son los sevillanos que no se han desplazado hacia la calle Sinaí, y alrededores, para tomar los famosos caracoles de «El cateto», la carne del «Mesón del Asador» o las especialidades leonesas de «El Pincho» completan una ruta de la tapa son desplazarse a más de dos calles.

Con tanta variedad, buen precio y calidad es difícil diseñar una ruta de la tapa en Sinaí, no por falta de bares sino por no saber dónde empezar y cómo hacerlo para no llegar a la segunda parada con el estómago lleno. Para facilitar el trabajo y que únicamente tengan que pensar en dónde van a dormir la tradicional siesta que ayude a asentar todo lo que van a degustar, aquí va una propuesta de «Ruta de la tapa por El Greco».

1. Taberna «El Pincho»

El punto de partida se establece en Sebastián Recasens, en la taberna «El Pincho», un excelente lugar donde abrir boca para cualquier plan posterior. Especializado en comida leonesa, no puedes pasar por esta calle sin probar los embutidos tan tradicionales de estas tierras. Lo mejor es que basta con pedir un par de cervezas o vinos propios de León, para degustar el mejor chorizo o salchichón de, al menos, el distrito San Pablo-Santa Justa.

2. «El cateto»

Una vez abonadas las bebidas hay que continuar el paseo de sabores. Hacia Sinaí vamos al que, seguramente, sea el bar más famoso de esta calle: «El Cateto». Sus caracoles lo han incluido en numerosas rutas de la tapa de la ciudad, en guías de viaje y en parada obligatoria para todos los sevillanos cuando llega la época de este guiso «tan nuestro». Así que, una vez allí, no hay duda lo que hay que pedir, sin excepción, son los caracoles.

Pero «El Cateto» no es solo parada obligatoria para todo amante de las «rutas caracoleras», clásicas en nuestra ciudad desde los primeros días de la primavera. Sus guisos de pescado y carne, fritos o platos de la tierra también son un gran atractivo para turistas y sevillanos.

3. «El nuevo manzanilla»

A tan solo tres pasos hacia Baltasar Gracián se encuentra la tercera parada de esta ruta: «El nuevo Manzanilla». Las taleguillas de pollo a la jardinera, el queso provolone con confitura de y mermelada, los crepes rellenos de frutos del mar o el bacalao a los tres quesos, son solo unas pinceladas de la amplia carta de este bar que destaca por su agradable terraza y, sin duda, el equilibrio de calidad y precio de sus platos.

4. Mesón del Asador

El último escalón de esta peculiar ruta ofrece dos opciones. Depende de los gustos de los paladares participantes, pueden elegir entre la mejor carne o el mejor pescado de toda la zona. Para los carnívoros sería un delito marcharse sin parar en el Mesón del Asador, donde la parrillada ibérica, el solomillo de cerdo o su estofado de buey harán las delicias de los amantes de la carne.

5. Segunda opción, Manolo Vázquez

Si, en cambio, prefieren un buen pescado la mejor opción para poner punto y final a esta ruta la encontrarán en Baltasar Gracián. Rodaballo, dorada, lubina o lenguado cocinados con la mayor sencillez pero el mejor de los sabores. El Manolo Vázquez es uno de los restaurantes especialidados en frutos del mar más importantes de la capital hispalense.

Sin mucho movimiento, con buen ambiente y perfecta planificación se han probado los platos clásicos de esta zona de la ciudad, muchos de ellos famosos en toda Sevilla. Así que después de haber llenado el estómago con embutidos leoneses, caracoles de El Cateto, las croquetas del Nuevo Manzanilla y la parrillada del Mesón o el rodaballo del Manolo Vázquez, lo que se merecen los valientes culinarios que hayan seguido esta ruta es una buena siesta que asiente la comida con la finalidad de poder repetir en El Greco cuanto antes.