Hoy ha comenzado a funcionar el refuerzo de la línea B3 por el barrio de Santa Clara en horas punta, en concreto, a primera hora de la mañana y al mediodía, duplicándose la frecuencia de paso del autobús y, por tanto, reduciendo a la mitad el tiempo de espera de los vecinos, quienes se han mostrado «muy satisfechos» con la medida.

De esta forma, el Ayuntamiento de Sevilla da respuesta a la petición de la asociación Las Óperas, de la zona Huarte de Santa Clara, quien había denunciado que los vecinos tenían que esperar «hasta 50 minutos» para coger el transporte público, criticando la reducción de autobuses «a horas cruciales», ya que «antes teníamos un autobús a las 7:30 horas pero lo suprimieron, por lo que desde principios de enero los vecinos sólo podían cogerlo a las 7:05 horas o a las 7:55 horas, lo que implicaba madrugar mucho más o llegar tarde al trabajo o a la facultad», manifiesta Ana María Díaz, presidenta de la entidad.

Con el nuevo horario puesto en marcha en el barrio los vecinos zanjan ese inconveniente, ya que desde las 7:00 hasta las 9:30 horas se reforzará la línea B3 con el doble de autobuses, por lo que la frecuencia de paso en esa franja horaria será de cada 25 minutos y no cada 50 como venía sucediendo desde los dos últimos años.

La protesta vecinal había llegado al pleno del Distrito San Pablo-Santa Justa que preside el delegado Jaime Ruiz, quien invitó a acudir a la junta municipal del mes de febrero al gerente de Tussam, Manuel Torreglosa. En este foro, el propio gerente de la empresa de transportes de Sevilla informó personalmente a los vecinos de Santa Clara de los cambios previstos para mejorar el servicio en la zona, una nueva planificación que hoy es una realidad.

La asociación Las Óperas ha colocado carteles por el barrio informando del nuevo horario de la línea B3, una acción en la que han contado con la colaboración del club deportivo Hábitat 71, quien ha enviado un comunicado por email a todos los socios anunciando la entrada en vigor del refuerzo en los autobuses de Tussam.

Para la asociación se trata de «un logro vecinal que esperamos que siga funcionando igual de bien que en el día de su estreno, pues hoy hemos estado atentas a la frecuencia de paso y se ha cumplido escrupulosamente», señala Ana María Díaz.

Por su parte,  Antonia Ducoy, vecina del barrio y miembro de la asociación, ha asegurado sentirse «muy contenta» con la  nueva frecuencia de paso del autobús, y ha señalado que «yo lo he usado a primera hora y he comprobado que había más usuarios que de costumbre». Además, se ha mostrado convencida de que «conforme los vecinos vayan asumiendo los nuevos horarios incrementará aún más el número de personas que se desplacen mediante este sistema de transporte público».