El distrito San Pablo-Santa Justa, a través del Ayuntamiento de Sevilla, cuenta con un nuevo servicio de atención a personas con discapacidad auditiva que necesiten información acerca de las Empresas Municipales o los talleres socioculturales. Todos los martes de 11:30 a 13:30, Noelia Santos Soriano, realiza este trabajo de interpretación de lengua de signos en español.

Para ella, «esta es una tarea que va de menos a más. Evidentemente se trata de un servicio para una minoría pero que también necesitan arreglar cuestiones como empadronamientos, gestiones con las empresas municipales o rellenar documentación, entre otras muchas cosas. Lo cierto es que personalmente me gusta mucho la comunidad sorda y el trabajo que realizo».

A sus 26 años, Noelia empezó como intérprete de servicios para pasar posteriormente a los cursos de la ONCE. Luego vino su paso por Canal Sur y ahora trabaja para el 010 del Ayuntamiento de Sevilla.

En el momento de la entrevista con Noelia estaba tramitando una gestión para Francisco Javier Curado, con discapacidad auditiva y que había perdido el bonobús solidario. Según nos explicó luego Curado, a través de Noelia, «este servicio es magnífico y supone una gran ayuda para nuestra comunidad».

Esta iniciativa que ha partido del Ayuntamiento de Sevilla también se lleva a cabo en el resto de los distritos además de las oficinas que hay en la calle Laredo. De esta manera se cumple con otro compromiso del alcalde Juan Ignacio Zoido, de atender y cuidar a las minorías.

Según el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, «tengo que valorar de forma muy positiva esta idea del Ayuntamiento sevillano que nosotros recibimos con mucha ilusión pues antes las personas sordas tenían que venir acompañadas de un intérprete y ahora pueden venir solas lo que redunda en una mayor autonomía y autoestima personal de este colectivo».

Gracias a esta prestación municipal también se atienden a las personas sordo ciegas que son poco habituales pero que cuentan con la posibilidad de ser atendidas como un ciudadano más y sin ningún tipo de barreras.