Los vecinos de Huerta Santa Teresa han mantenido una reunión con el delegado del Distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, en la que se ha tratado el arreglo del parque Sinaí, que desde 2008 presenta problemas en las canalizaciones. Para satisfacción de los vecinos, en esta reunión han sido respondidos con un compromiso firme «si Urbanismo no lo arregla en dos meses, lo haremos nosotros con el presupuesto del Distrito, cueste lo que cueste y haya que hacer lo que haya que hacer» sentenciaba Jaime Ruiz, convencido de sus palabras.

La empresa Matahacas, concesionaria del parking subterráneo de Sinaí, cedería hace más de cinco años al Ayuntamiento de Sevilla un parque que quedaría construido en la superficie, para aprovechar la zona. El espacio que se cede presenta carencias desde su planteamiento, «no se pudo abrir en su fecha porque las farolas daban calambre, solo hay dos columpios y los desagües tanto externos como internos no funcionan bien y en cuanto cae un poco de agua se forman auténticas lagunas», explicaba Miguel Cáceres, presidente de la asociación de vecinos Santa Teresa.

El estado del parque era más que conocido para el delegado del Distrito, Jaime Ruiz, quien desde que entró en San Pablo-Santa Justa ha estado presionando para que se arregle cuanto antes y es por ello que «si el Ayuntamiento a través de la Gerencia de Urbanismo, no lo soluciona, lo voy a solucionar yo con el dinero del Distrito. Me cueste lo que tenga que costar y haga lo que tenga que hacer». Con esa idea firme, Jaime Ruiz, se ha reunido con los vecinos de Santa Teresa con los que se ha comprometido reiteradamente en que si en un plazo de dos meses no lo arregla Urbanismo, tomará cartas en el asunto él mismo a través del Distrito.

«Ya es hora que tomemos en consideración el estado del parque, se va a arreglar sí o sí» explicaba Ruiz quien además anunciaba que las actuaciones de arreglo vendrían acompañadas de «el pipican» y de aparatos de gimnasia para mayores y columpios para los niños que «tenéis que decirnos vosotros dónde los queréis y cómo los queréis, porque sois vosotros los que conocéis mejor las necesidades de la zona».

Las palabras del delegado con respecto al parque fueron más que firmes, un punto de inflexión en la historia del único espacio verde de la zona, por el que los vecinos mostraron su satisfacción. Van a cumplir cinco años esperando los arreglos y, por fin, adquieren un compromiso más que firme por parte del Distrito, «yo no me voy de aquí sin que este parque esté arreglado» repetía Ruiz.