La oficina abandonada de la compañía Viajes Marsans situada en la Avenida de Kansas City dejará de ser un problema para los vecinos, gracias a la actuación del Distrito San Pablo-Santa Justa, quien ha demandado una intervención de urgencia a Urbanismo ante el temor y las quejas manifestadas por los residentes en la zona.

Así, el Ayuntamiento de Sevilla, a través de Urbanismo, ha procedido en el día de hoy a tapiar el local para evitar que vuelvan a meterse ocupas y que aumenten los destrozos y actos de vandalismo en su interior, garantizando la seguridad de los vecinos del mismo bloque y de los ciudadanos en general, ya que es una vía con mucho tráfico de peatones por su proximidad a unos grandes almacenes y un centro comercial.

La denuncia parte de la asociación Huerta de Santa Teresa, quien había manifestado en varias ocasiones al Distrito el «malestar» de los vecinos por la situación en la que se encontraba el local que, al quedar abierto, «se habían llevado las placas de las luces y robado el aire acondicionado y lo habían convertido en un vertedero, pues estaba lleno de basuras y de restos de cristales».

El presidente de la entidad vecinal, Miguel Cáceres, ha denunciado que «hemos visto a personas que se quedaban a dormir dentro en los últimos meses, por lo que el mayor temor de los vecinos era que pudieran meter fuego en el local, bien fuera para calentarse en las noches más frías o bien por vandalismo, pero el caso es que tenía a los vecinos intranquilos y había que darle una solución». Y todo esto «sin hablar de la mala imagen que daba el estado de la oficina para todos los turistas que llegaban a la ciudad a través de la estación de Santa Justa y que paseaban por esta avenida», ha indicado el presidente.

Por su parte, el Distrito San Pablo-Santa Justa ha explicado que fue «el 23 de mayo de 2012 cuando recibimos la primera queja en el registro, por lo que por primera vez nos pusimos en contacto con Urbanismo pidiendo una actuación». Sin embargo, se trata de una propiedad privada y una empresa que está intervenida judicialmente, por lo que el Ayuntamiento precisó de una serie de permisos para poder actuar.

No obstante, dado que las quejas vecinales continuaban, el pasado 4 de marzo de 2013 la dirección del Distrito que preside Jaime Ruiz pidió otra vez una intervención de urgencia a Urbanismo ante el peligro de incendio, una solicitud que hoy ha quedado resuelta.