Los vecinos de Kansas City se muestran «preocupados» ante la mera posibilidad de que un solar situado en esta misma avenida se convierta «en un nuevo asentamiento chabolista». Así lo ha transmitido la asociación de vecinos Huerta de Santa Teresa, quien asegura que «la vallas están desapareciendo de la finca, la suciedad y restos de basura empieza a acumularse y ya se ha levantado una chabola, por lo que nos tememos que pueda haber un efecto llamada».

El presidente de la entidad vecinal, Miguel Cáceres, asegura que la finca -de grandes dimensiones ya que la parte trasera da a la calle Baltasar Gracián- es propiedad de la entidad bancaria Unicaja de Málaga, en concreto, de la empresa inmobiliara Acinipo, sociedad a través de la que Unicaja acomete sus principales proyectos vinculados a la construcción.

La asociación se ha puesto en contacto con la empresa inmobiliaria mediante un escrito, en el que se le informa «de la ocupación de esta finca y del robo de las vallas metálicas que permiten el acceso al interior de la finca», aclara el presidente, quien explica que «se trata del segundo robo del cercamiento en lo que va de año pues, anteriormente, también quitaron  las vallas de un lateral del solar y la propiedad optó por cerrarla con una malla metálica».

El representante de los vecinos manifiesta que «la disposición de Unicaja por solucionar el problema es buena. De hecho, en nuestra última conversación, nos dijeron que estaban buscando presupuesto para volver a cerrar la finca, pero los meses van pasando y el deterioro cada vez es mayor».

Los vecinos lamentan la «mala imagen» que está ocasionando la suciedad que hay en el solar, donde se están acumulando «parachoques de coches y también restos de muebles y enseres con el objetivo de encender hogueras en las noches más frías, lo que podría ocasionar un incendio de mayores dimensiones si no se controlan».

La asociación Huerta de Santa Teresa recuerda que se trata de una zona residencial «muy tranquila, donde viven muchas personas mayores, que se sienten inseguras si tienen que bordear la finca en cuestión», concluye el presidente, Miguel Cáceres.

La entidad vecinal asegura que ha puesto el tema en conocimiento del Distrito San Pablo-Santa Justa, «que nos ha dado su apoyo, aunque sabemos que al ser una propiedad privada el Ayuntamiento, de momento, no puede actuar». Por eso, asegura, «las negociaciones se están llevando directamente con la entidad bancaria».