El parque Bordas de La Rosaleda, localizado entre las calles Maestro Solano y Carretera de Carmona, se convertirá en el centro de operaciones de la campaña de ayuda al pueblo saharaui que organizará el próximo sábado, día 9 de febrero, el grupo scout Inti-Raymi. Se trata de la segunda jornada que celebra la comisión organizadora con el objetivo de «concienciar de la terrible situación que están sufriendo nuestros compañeros saharauis, a los cuales tenemos la obligación moral de ayudar».

Para ello, se instalará una jaima en el parque y se organizarán distintas actividades festivas y, sobre todo, solidarias para informar a los vecinos del barrio del estado en el que se encuentra el conflicto entre el Sáhara occidental y Marruecos. Entre las iniciativas a realizar, los miembros del grupo scout -que actúan desde un local anexo a la iglesia de San José Obrero- realizarán una recogida de alimentos no perecederos entre las viviendas particulares y los establecimientos comerciales del barrio, reuniendo principalmente arroz, aceite y azúcar para ayudar a muchas familias con escasos recursos y en situaciones límite a llevar una vida algo más digna.

Esta aportación de comida la iniciarán los propios miembros del grupo scout Inti-Raymi, quienes destinarán al menos un kilo de alimentos no perecederos a esta causa, animando así al resto de convecinos. La recogida se iniciará aproximadamente a las 11:30 horas de la mañana y se prolongará hasta las 14:30 horas, cuando se celebrará una comida popular al estilo saharaui.

Además, desde las diez de la mañana un pasacalles recorrerá el barrio, animando con su música a los residentes del entorno al parque Bordas de La Rosaleda y, por la tarde, en la jaima se celebrarán talleres y actividades lúdicas pensando en la diversión de los más pequeños. Estas II Jornadas de Ayuda al Pueblo Saharaui finalizarán alrededor de las 19:00 horas, según ha informado la comisión organizadora.

El parque en el que se realizará esta iniciativa solidaria ha sido objeto recientemente de unas obras de mejora por parte del Distrito San Pablo-Santa Justa, que se ha encargado de realizar el reforzamiento del vallado, una actuación que se ha llevado a cabo a petición del presidente de la asociación de vecinos Bordas de la Rosaleda, Antonio Urbano.