María Dolores Moriñigo Hernández de 46 años y vecina del barrio B del Polígono de San Pablo está más cerca del final de un camino que comenzó hace más de 10 años. En 2004 y en plena Velá de San Pablo, sus familiares solicitaron al por entonces alcalde de Sevilla Alfredo Monteseirín, que les ayudara para que María Dolores, que sufre espina bífida paraplejia flácida desde que nació, tuviera una posibilidad de acceso a su vivienda sin necesitar que dos personas la suban y bajen por las escaleras en su carro cuando quiere salir a la calle.

Según Marisa Moriñigo, hermana de la afectada, «Monteseirín me dijo que no me preocupara y nos prometió ayudarnos. Cuando fuimos al Ayuntamiento cual fue nuestra sorpresa que ni si quiera nos recibió y eso que llevábamos firmas que avalaban la obra de accesibilidad propuesta por todos los vecinos».

«Aquella promesa de Monteseirín se la llevó el viento y ha tenido que ser el distrito San Pablo-Santa Justa, en colaboración con la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, el que recoja el testigo de aquel incumplimiento», aseguran fuentes municipales.

Según el delegado Jaime Ruiz, «nosotros hemos cumplido y llegado hasta dónde hemos podido. Ahora tendrá que ser la solidaridad vecinal la que haga el resto puesto que no disponemos de dinero para acometer el global de la obra de accesibilidad. Aunque mantenemos nuestro compromiso en seguir ayudando a esta familia dentro de nuestras posibilidades, ya sea haciendo gestiones, hablando con entidades bancarias o apoyando cualquier acto que hagan las entidades vecinales».

En palabras de Marisa, «gracias al Partido Popular de Sevilla hemos retomado el tema y avanzado muchísimo. Tengo que agradecer al concejal delegado Jaime Ruiz todas las gestiones que ha hecho para conseguirnos la licencia de obras firmada por fin por Urbanismo y por la ampliación de la acera».

Y es que el Distrito, a través de Urbanismo, ha habilitado un acerado más amplio para que los peatones puedan pasar puesto que la futura rampa impediría el paso de los mismos. Han sido 19 m2 de solería hexagonal hidráulica de hormigón los que se han colocado en la calle Fragua de Vulcano.

Y es que el problema que ahora tiene María Dolores, que vive con su sobrino José Manuel Jiménez y el abuelo de 84 años, Manuel Moriñigo, es de financiación.

El coste del resto de la obra ascendía en principio a unos 5.000 euros y hace dos años, en el programa de Canal Sur «Tiene Arreglo», un empresario se ofreció a pagar los materiales. Pero como el tiempo pasaba y la licencia de obras no llegaba por culpa de un perito que se iba a hacer cargo y luego desapareció, la familia que se iba a hacer cargo de los gastos no pudo cumplir su promesa porque su empresa quebró.

Ante este varapalo, José Manuel no desfalleció en su empeño y contactó con el delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, Jaime Ruiz, que tomó  cartas en el asunto y se hizo cargo de toda la gestión administrativa y de la ampliación del acerado público. También habló con los referentes vecinales de la zona como Manuel Cantero, presidente de la Comunidad y vicepresidente de la Asociación Cultural Cofrade Nuestro Padre Jesús de la Salud, y Pepe Manzano, presidente de la A.VV. La Unidad.

Según Cantero, «tenemos que apelar a la solidaridad vecinal. Habrá que poner carteles y organizar algún evento para recaudar fondos. La mano de obra de gente de nuestra asociación la tiene garantizada y de forma gratuita». En este sentido también se manifestó Pepe Manzano quien aseguró que «yo me ocupo de toda la parte que tenga que ver con el hierro sin cobrar un duro, sólo necesito los materiales».

Con la ilusión renovada de nuevo tras casi 11 años de espera, José Manuel ha conseguido rebajar la cantidad necesitada a la mitad y tan sólo le faltan 2.500 euros para ver cumplido el sueño de una rampa de accesibilidad para su tía. Eso sí. El tiempo corre en su contra porque la licencia concedida por Urbanismo tiene un periodo de caducidad por lo que la solidaridad vecinal tiene que comenzar lo antes posible si quieren ayudar a una mujer con una discapacidad física del 89%.

Los amigos, familiares y residentes del Polígono de San Pablo que quieran contribuir con alguna donación deberán ponerse en contacto con la conocida asociación cultural cofrade, Nuestro Padre Jesús de la Salud Apóstoles San Pedro y San Pablo, situada en la plaza de Las Lanzas nº8.