Padres de la ciencia como Isaac NewtonJames MaxwellAlbert Einstein estarían muy orgullosos de los centros escolares del Polígonos Sur. Toda una semana han dedicado estas escuelas a la ciencia. El instituto Antonio Domínguez Ortiz ha organizado por octavo año consecutivo la semana de la ciencia, en total diez stands representativo de cada colegio, con una muestra seleccionada de trabajos científicos realizados por los alumnos.

Una experiencia que tiene como objetivo desarrollar actividades conjuntas y que los niños de los colegios del barrio se conozcan entre ellos y que aprendan a entablar nuevas relaciones. Además de desarrollar competencias lingüísticas ya que son ellos los encargados de explicar a los visitantes el proceso, la elaboración y el efecto de cada uno de los proyectos.

«Esto es una maqueta y lo que estamos representado es un volcán, la tierra tiene una energía que sale hacia arriba y se manifiesta en estado líquido, que es el magma, y lo vamos a simbolizar a través de una reacción química. Ponemos bicarbonato, vinagre y para darle color le hemos añadido un poco de pimentón y el resultado es la espuma que sale» así explica una alumna de primaria del colegio Fray Bartolomé de las Casas la reacción química de desprendimiento de dióxido de carbono. Este volcán es uno de los mayores atractivos de la sala, un gran número de curiosos se acerca hasta él para verlo en erupción.  «En estos programas es cuando realmente vemos que los niños aprenden más experimentando y practicando, de hecho cada año tiene más éxito y los pequeños cada vez se implican más» declara Rosa María Belmonte, resposable de las actividades extraescolares.

Además del famoso volcán encontramos a más pequeños divulgadores que van contando lo que han realizado para esta feria de la ciencia. Unos enseñan su máquina de inflar globos, otros el proceso de centrifugado y así hasta 10  proyectos diferentes, uno por stands. Según cuenta Rosa María, tras la semana de la ciencia , que acaba hoy, «hay un antes y un después en la implicación y en la actitud de los niños». La diversión forma parte del aprendizaje y los centros del Polígono Sur lo han demostrado un año más.