El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hacienda y Administración Pública, ha aprobado la contratación de las obras de finalización del edificio y mejoras en la urbanización del nuevo Centro de Educación Vial, ubicado en la avenida de la Borbolla, conocido como el Parque Infantil de Tráfico, cuyo importe de licitación asciende a 399.999 euros.

De este modo, el Gobierno local hace un gran esfuerzo para desbloquear uno de los numerosos proyectos que estaban paralizados en la ciudad, concretamente desde diciembre de 2010. Los trabajos se iniciaron en 2006, pero en 2009 fueron suspendidas ya que el anterior Gobierno local no había solicitado el informe preceptivo a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico-Artístico de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Sin haber obtenido la aprobación del Modificado del Proyecto para la continuación de las obras, un trámite necesario según  el informe emitido en su día por la Comisión Provincial, las obras se reiniciaron en mayo de 2010, por lo que fueron paralizadas de nuevo en diciembre.

En 2011 ya no existía disponibilidad presupuestaria para su continuación, puesto que se requería la modificación del proyecto inicial. Pero el Gobierno ha apostado por finalizar el edificio y reurbanizar los espacios exteriores de la parcela con recursos propios, sin financiación externa y cumpliendo estrictamente la legalidad, ya que la Comisión Provincial de Patrimonio ha emitido el preceptivo informe positivo.

Además del enorme retraso en la terminación del edificio, este proyecto ha supuesto numerosos inconvenientes para el Ayuntamiento, puesto que en 2012 tuvo que abonar 121.000 euros en concepto de sanción impuesta por la Consejería de Cultura por no haber solicitado el anterior Gobierno local el preceptivo informe y además la  empresa adjudicataria solicitó la resolución del contrato, ya que no deseaba continuar con la ejecución del contrato al obligar la modificación del proyecto inicial a un incremento sobre el presupuesto aprobado. De este modo, el pasado mes de abril se resolvió el contrato de mutuo acuerdo y el Ayuntamiento tuvo que devolver la fianza a la constructora y en mayo reconoció un pago por importe de 77.807,77 euros a favor de la empresa por la liquidación final de la obra.