Ya han sido desempolvados, sacados de sus cajas, ya han sido liberados, ya han visto la luz, hablamos de los protagonistas de esta noticia, que no son otros que los libros. Los libros que a partir de este momento se pueden encontrar en los parques del distrito Sur de la ciudad. Los primeros en albergar estos ejemplares shan sido el Parque María Luisa y el de la Pirotecnía.

Empleados del distrito Sur, junto al delegado, José Luis García, sacan uno a uno los ejemplares, con cuidado los colocan en el sitio adecuado, con la esperanza de que estas publicaciones sean usadas de la mejor manera posible y que no sean objeto de vandalismo. «Mucha ilusión puesta en que los sevillanos colaboren, que mantengan esta iniciativa durante mucho tiempo, sin perjudicar los libros y que formen parte de esta propuesta donando ejemplares», son las palabras del delegado. Seguro que los amantes de la lectura piensan de la misma manera que él.

Estos volúmenes cargados de historia, poesía, novela… han ocupado, en primer lugar, los anaqueles de la glorieta de los Hermanos Álvarez Quintero en el Parque María Luisa. Tan sólo cinco minutos después, muchos curiosos se acercaban para saber de lo que se trataba. Es el caso Ana Andrade, una estudiante mexicana que esta cursando los estudios universitarios en la ciudad, «me parece una idea fantástica, se lo voy a contar a mis compañeros para que ellos puedan ser participes de esta bonita iniciativa». Ana confía en que se haga un buen uso de los libros: «Espero que en Sevilla sepan conservar esta tradición, en mi país esto sería imposible».

La Plaza de España ha sido el siguiente escenario para depositar los libros, Madrid, Toledo, Salamanca, los bancos de esta emblemática plaza ya cuidan de publicaciones como: El café de artistas de Camilo José CelaEl Balneario de Carmen Martín Gaite, obras de Vázquez Montalbán o de Cervantes.

Son muchos los sevillanos que de alguna forma han hecho llegar al distrito sus felicitaciones por este nuevo proyecto. En mañanas como la de hoy, soleada y perfecta para leer, seguro que el bookcrossing tiene un éxito rotundo en Sevilla.