El salón de actos del centro cívico Torre del Agua del distrito Sur se convirtió ayer por la tarde en un gran teatro para acoger a las pequeñas alumnas del taller de teatro infantil del distrito Sur. Todas la miradas se centraron en estas artistas que dieron un gran espectáculo a todo el público asistente.

Ha sido un curso largo para ellas, al que ayer ponían el broche final con la representación de «Controversia de colores», pero a pesar de que han asistido dos veces en semana a clases durante nueve meses, ayer entre bambalinas preguntaban porqué el curso tenía que acabar. Mar Garrido, la monitora del taller, se emocionaba ante tal pregunta y decía «es que han sido muchos meses juntas, hemos disfrutado, nos hemos divertido y aprendido una barbaridad».

Cuenta Garrido que el objetivo del taller al ser tan largo era terminar el curso con la representación de una obra. Dice que ha sido un proceso muy largo y que en cada trimestre han trabajado una cosa. En el primero trabajaron la memoria visual, dinámicas de grupo y lectura teatralizada. Después de las navidades empezaron con las coreografías y por último, en el tercer trimestre, se ocuparon de la obra. Todo esto se convirtió ayer en un magnífico espectáculo que no dejo indiferente a ninguno de los familiares que asintieron a la actuación.

La profesora, una reconocida artista de Sevilla, aseguró «la labor ha sido complicada porque las niñas tienen entre 6 y 12 años, pero para mi es una gran satisfacción, sobre todo que muchas de las alumnas que eran muy tímidas hayan conseguido ponerse ante el público». Garrido aprovechó la ocasión para agradecer al delegado del distrito Sur, José Luis García, allí presente, la implicación por parte del distrito en este taller.

Finalmente, García comentó que desde el Ayuntamiento de Sevilla se apuesta por el arte y la cultura y añadió «os puedo asegurar que el año que viene seguiremos con este proyecto», a lo que el público respondió con un gran aplauso.