Gracias a la Cruz Roja, los niños que participan en la Escuela de Verano del Distrito Sur han podido ver una ambulancia por dentro. Los técnicos de la Cruz Roja han mostrado a los 45 niños que componen el grupo actual todo lo que hay que hacer para intervenir de urgencia a algún herido o accidentado antes de acudir al hospital. Así, han podido ver de cerca un collarín, un fonendoscopio o una válvula de oxígeno, entre otras muchas y poner en funcionamiento todo el recital de sirenas y sonidos de emergencias con los que cuenta una ambulancia.

En esta edición dela Escuela de Verano del Distrito Sur han participado más de 180 niños desde el pasado 1 de julio. Cuarenta y cinco niños y niñas fueron inscritos para cada turno, de quince días cada uno, y que ha abarcado así los dos meses de verano. Entre las actividades que han desarrollado hay muchas relacionadas con las manualidades o los idiomas dentro de las instalaciones del Centro Cívico Torre del Agua, aunque también pueden disfrutar de salidas y visitas lúdico-educativas en la ciudad.

Según el delegado del Distrito Sur, José Luis García «estos son los últimos 45 niños que participarán este año en la Escuela de Verano. Hemos convocado la Escuela de Verano por segundo año consecutivo y ha vuelto a tener muy buena acogida por parte de los padres. Se trata de una forma de ocio para los niños durante el tiempo de vacaciones, y para los padres supone una forma gratuita de conciliar la vida laboral con la familiar».