El instituto Antonio Domínguez Ortiz del Polígono Sur ha ganado el premio «Educar lo es todo 2013». Este galardón lo entrega la Fundación SM a los centros educativos que luchan contra el abandono escolar temprano y el fracaso de los alumnos. Se han presentado 152 escuelas con sus respectivos proyectos, y el Domínguez Ortiz ha sido uno de los 27 ganadores.

En abril de este curso, Patricia Giménez, directora del centro, presentó un proyecto a la Fundación SM confiando en las buenas prácticas de su instituto con respecto a este tema. «Llevamos muchos años luchando contra el abandono y el fracaso escolar, ésta no es la recompensa a labor de un sólo año, sino al esfuerzo que llevamos realizando desde hace mucho tiempo», confiesa la directora.

Al concurso, Patricia presentó una definición de las líneas de trabajo que llevan a cabo para evitar el fracaso de los alumnos, que recogía cuatro puntos muy importante para Giménez, entre ellos, la parte curricular, la convivencia entre los estudiantes, el programa de desarrollo de mejora del entorno próximo y la proyección exterior del centro.

Por su parte, La Fundación SM ha premiado las medidas preventivas, de intervención y de compensación dirigidas prioritariamente a jóvenes procedentes de entornos socialmente desfavorecidos y grupos vulnerables. Además, ha recompensado aquellas iniciativas que son un modelo de buenas prácticas y que destacan, entre otros aspectos, por la pertinencia del enfoque, la creatividad e innovación, la participación de distintos agentes del territorio, el impacto o beneficio y también las ideas que pueden ser transferidas y replicadas en otros contextos.

Cuenta Patricia que hace un mes recibieron la visita de uno de los organizadores del certamen, con él pasearon por el centro y le enseñaron el modo de trabajo, «por lo que se ve quedaron muy contentos porque somos uno de los centros galardonados». Para el Domínguez Ortiz este reconocimientos es una inyección de motivación como explica su directora. «Estamos muy satisfechos de haberlo conseguido, y vamos a seguir trabajando para hacerlo cada día mejor, y para que mañana, como hoy, nuestros alumnos se sientan orgullosos de la dirección y el profesorado», concluye Giménez.