En un rincón de la calle Exposición, en el barrio del Porvenir, se esconde un gran espacio lleno de fantasía, de disfraces, de atrezzo, de focos y escenarios. Es la compañía de teatro The accent group. Un lugar mágico en el que cada tarde confluyen nuevas historias con diferentes actores que dan vida a diversos personajes.

«Todos tenemos un acento, sólo hay que hacerlo brillar», con este lema se presenta la entidad, y es por lo que trabajan cada día, por ser distintos a los demás. Ellos han querido marcar la diferencia con el resto de compañías teatrales que existen en Andalucía. Ellos actúan y enseñan a sus alumnos un método de representación diferente, propio de los años 50 e importado desde Estados Unidos.

Meryl Streep, James Dean o Marlon Brando son precursores de esta vertiente artística llamada método Strasberg, o como dice Lucas Mompo, uno de los fundadores de la compañía, «método de la verdad». Las viejas glorias de Hollywood han usado esta técnica que el Grupo Acento ha traído hasta Sevilla. Lucas la define como: «Consiste en esforzarse en buscar la verdad del actor, olvidarse de la máscara, de la sobreactuación y no forzar situaciones» y añade, «puro realismo y naturalismo».

Cuenta Zaira Rey, socia de la empresa, que basan toda la enseñanza en este principio: «Le buscamos un sentido a todo, queremos saber si el personaje lleva un reloj, el porqué de ese detalle y de donde viene y así con todo, de esta forma creamos un personaje totalmente real». Esto es lo que le inculcan a sus pequeños y grandes actores, los tienen de todas las edades, desde los cinco años hasta los cincuenta. Zahira es la encargada de instruir a los más pequeños y reconoce que quizás ella aprenda más de ellos que al revés, «se ve que no están contaminados, son pura magia».

Todos los grupos de teatro tienen su función a final de curso, y los integrantes de la compañía, los profesionales, interpretan diferentes obras como Carmen o Tiempo de Sueños en teatros de la ciudad. Esta joven empresa, nacida en el año 2010, está creciendo  poco a poco, pero confiesan que no quieren hacerlo más rápido, «hasta el momento nos va muy bien y llegaremos a la cima».