Con 16 años hay jóvenes que tienen las cosas muy claras, saben la carrera universitaria que van a realizar en un futuro, a que se van a dedicar profesionalmente  o simplemente se centran en estudiar bachillerato porque comprenden que son los estudios básicos para el acceso a cualquier puesto de trabajo o curso de formación. Sin embargo, no todos los adolescentes entienden la vida de esta forma y dedican su tiempo a otros quehaceres menos provechosos, por el motivo que sea, problemas en la familia, desmotivación,  irresponsabilidad… da igual la causa, para la Fundación Proyecto Don Bosco del Polígono Sur, el gran objetivo es detectar que jóvenes se encuentran en esta situación para guiarles y ayudarles a finalizar la enseñanza obligatoria.

Por ello, en este centro del distrito Sur de Sevilla se desarrollan itinerarios educativos complementarios. Acciones formativas específicas alternativas a los recursos reglados que promueven el desarrollo personal, social y prelaboral de menores y jóvenes en situación de riesgo. «Tratamos con chicos y chicas que no van a la escuela y tienen claras posibilidades de fracaso escolar, lo que intentamos con este proyecto es que, a través de un taller, los alumnos se den cuenta que son personas válidas, que se interesen por un oficio y esto les lleve a que quieran acabar los estudios para poder dedicarse a ello», ha declarado, Jesús Gutiérrez, coordinador del proyecto.

Hace un par de semanas comenzó el taller de peluquería, a él acuden siete jóvenes aproximadamente, catorce días es muy poco tiempo para evaluar resultados, según dicen los especialistas de la Fundación Don Bosco, pero añaden que «en poco días los ves manejándose con los secadores, cepillos, pinzas y hacen peinados, esto les motiva mucho porque se ven útiles y con capacidades que ni siquiera sabían que tenían».

El taller está basado en tres pilares fundamentales, la parte práctica, la educativa y la de actividades. Un programa muy completo en el que, además de aprender una profesión, hacen salidas a diferentes lugares de la ciudad en grupo. Una oportunidad única que ofrece Don Bosco y por la cual sólo pide a cambio la asistencia diaria al instituto.